lunes, 7 de septiembre de 2009

Pensamientos poetizados

Escribí un comentario a un poema suyo y Enrique me lo devolvió poetizado:

Te has detenido a contemplar la urraca
que juega con el brillo
de un trozo viejo de papel de plata,
también tú sorprendido
por un juego de luces y misterio:
su torso, ¿brilla azul o brilla negro?
Tampoco tú sospechas
la luz que hay en tu gesto
pero que alguien descubre. Quien te observa.

Lo he guardado este tiempo y lo recupero ahora, casi un año después; ahora creo que puedo agradecerlo de verdad: muchas gracias, Enrique, es un gran regalo y un gran honor (otro más).

6 comentarios:

  1. Javier de Navascués7 de septiembre de 2009, 11:17

    Comentario de los que ayudan a hacer un pedazo de poema con final mejor.

    ResponderEliminar
  2. Precioso. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  3. Qué gran amigo y poeta hay que ser para escribir este pedazo de poema. El final es antología. Y además, te clava.

    ResponderEliminar
  4. Es una pequeña maravilla y lo que dice Verónica es exacto: te clava. Los dos, Enrique y tú, tenéis una mirada especial, un don para hacernos sensible la belleza humilde, si puede decirse así, si no es una redudancia.
    Emociona tres veces.

    ResponderEliminar

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...