jueves, 7 de agosto de 2008

Actualidad compostelana

Volví al CGAC: lo que yo creía fotos de Juan Araujo eran en realidad óleos
Y hasta me parecieron bien. Había también una exposición colectiva nueva, La sombra de la historia, que no me pareció mal (ya veis que estoy de buen rollo estos días). Me llamó la atención una sala llena de fotos de paisajes, de Jorge Barbi: en cada uno ponía a modo de título el nombre del sitio y algo así como 'aquí el final'; había paisajes de Altable, de Cuzcurritilla (dos nombres familiares), de muchos sitios de toda España. No acababa de encontrarle el sentido, aunque alguno de los paisajes era precioso, pero eso no es un criterio en el arte contemporáneo, así que miré el papel que explicaba la exposición: eran fotos del último paisaje que pudieron ver algunos fusilados en la Guerra Civil. Y lástima que sólo fueran fusilados de un bando, los fusilados por los sublevados: a estas alturas ya deberíamos haber asumido que la Guerra Civil la perdimos todos, pero supongo que esto es lo que permite definir ese arte como 'de izquierdas' y a Jorge Barbi exponer en un sitio como el CGAC. Lo mismo, pero con paisajes que vieron por última vez los fusilados en el bando republicano, algunos lo considerarían, supongo, 'arte de derechas'. Y así seguimos, por desgracia.
Otro día había estado en Fonseca, porque había una exposición sobre el Batallón Literario, un cuerpo del ejército creado en 1808 por universitarios compostelanos para luchar contra los franceses, impulsado por el Arzobispo de Santiago y bajo el mando de un antepasado del general Armada. Parece que gran parte de ellos murieron.
La exposición estaba bien; y había varias referencias míticas, como estos versos:
Por rescatar a Fernando
y acabar con Buonaparte
unióse Minerva con Marte.
En la bandera del Batallón, este texto: Auspice Deo: Pro libertate regis: Palladis Legio: Anno MDCCCVIII (Confía en Dios: Por la libertad del rey: Legión de Palas: Año 1808).
Tienen una placa en la Quintana:

No hay comentarios:

Publicar un comentario