viernes, 22 de septiembre de 2006

Magistral lección en Regensburg (y VII)

Antes de nada remito al comentario de ayer de Hernán (lo puse mal, aunque ya lo he corregido) y a otro de hoy, también muy interesante.
Hoy en El país, El roto ejemplifica muy bien el tipo de pensamiento al que se refiere el Papa:

Todas las religiones son iguales porque todo depende del ámbito moral (= personal, de la conciencia individual). Por supuesto que no estoy de acuerdo con él, pero me parece muy ilustrativo.
Y siguiendo con el discurso:
La tercera etapa de deshelenización ocurre ahora, al intentar rechazar como elementos de una cultura pasada los que conformaron el cristianismo dentro de la cultura griega. Explica el Papa que hay que precisar bien lo permanente de lo que se puede considerar como superado, pero tiene que quedar claro algo que me es muy querido: "el nuevo Testamento fue escrito en griego y trae consigo el contacto con el espíritu griego". Entre otras cosas más postizas, "las decisiones fundamentales sobre las relaciones entre la fe y el uso de la razón humana son parte de la fe misma, son desarrollos consecuentes con la misma naturaleza de la fe".
Con todo ello no quiere rechazar la cultura moderna, porque tiene muchos aspectos positivos. No quiere la crítica negativa, sino "ampliar nuestro concepto de razón y su aplicación".
Esa ampliación se puede conseguir haciendo que la fe y la razón avancen juntas de un modo nuevo. Con ello vuelve al inicio: la teología tiene un lugar importante en la Universidad, como "profundización en la racionalidad de la fe".
Ello ayudará a un genuino diálogo entre culturas y religiones. El concepto dominante de razón en Occidente impide justamente eso: toda religión, toda cultura impregnada de religión no puede ser aceptada por la razón imperante en Occidente: como mucho será tolerada. Opinión mía: los musulmanes deberían alegrarse de leer esto, pero ya se ve que no han captado el mensaje.
Hace una llamada a la ciencia para que se apoye en la filosofía y la teología, y a la filosofía para que se abra a las experiencias y perspectivas de las tradiciones religiosas de la humanidad.
Tremendo discurso, que espero que al final sirva para lo que quería el Papa. De hecho lo dijo el miércoles otra vez (el texto, cómo no, lo recogió Marta Salazar):
Confío en que, tras las reacciones del primer momento, mis palabras en la Universidad de Ratisbona representen un impulso y un aliento a un diálogo positivo, incluso auto-crítico, tanto entre las religiones, como entre la razón moderna y la fe de los cristianos.

7 comentarios:

  1. Tampoco es casual que sea en estos momentos cuando la Iglesia abre su caritativa mano a las otras grandes religiones. Apesar del ambiente de cruzada que los medios de comunicación han pretendido dar al conflicto del Papa y las "cimitarras sarracenas" que buscan nuestras gargantas, lo cierto es que lo que el islamismo identifica como enemigo, por encima del cristianismo, es el ateismo decadente y la falta de moral de Occidente. Lo intolerable para el Islam (lo sé por experiencia) es que Occidente pretenda vivir de espaldas a dios. No en vano el cristianismo es una de las "religiones del libro" para la que Mahoma pide respeto. Lo que busca la cimitarra sarracena es al agnóstico o al ateo, al cristiano lo dejará vivir a cambio de un razonable impuesto (ya sucedió en Córdoba hace unos siglos). Lo que no entiendo es porque ese anciano alemán se empeña en provocar a sus aliados.

    ResponderEliminar
  2. cuando la fe va de por medio, es inútil discutir, creer que se puede ser objetivo al arguir, que se puede demostrar algo que uno cree saber, al otro.

    ResponderEliminar
  3. Loa ateos del siglo XXI, en este siglo están en paz con la religión cristiana, se toleran. Ya pasaron las épocas del hacerse entender. Ahora aparecen en occidente, en un mayor grado, los creyentes en Alá, lo que supone que los ateos tienen que empezar de nuevo la lucha para que sean tolerados. Su Santidad parece que se quiere poner del lado de los musulmanes frente a los ateos, pero no ha sido entendido, en principio por los musulmanes. Dificil lo tienen los ateos ante el frente que se propone, no obstante, los fundamentalistas musulamanes entienden que son los únicos. Los otros incluidos los cristianos, que se preparen.

    ResponderEliminar
  4. Si fuera como dices, Sotomonte, muchacho, el socialismo no iría de la mano con los del turbante. Hay algo que les une por encima de toda otra consideración, y es la cruz.

    ResponderEliminar
  5. Creo que el comentarista anónimo se equivoca, sólo en los contextos más radicales del islamismo puede encontrarse ese odio al cristianismo, y en cualquier caso se le reconoce "derecho a la existencia", cosa que a los ateos no. (He trabajado en las costas del Golfo Pérsico y sé de lo que hablo).
    En cuanto a Jesús, en fin, a palabras necias oidos sordos, suele decirse, sólo a alguien acostumbrado a no preguntarse el por qué de las cosas se le ocurrirían soluciones tan simples como que la cruz está por encima de todo (quizá la de alguna iglesia gótica si, que son las más altas).

    ResponderEliminar
  6. Sotomonte:

    "a palabras necias oidos sordos"

    Tu padre.


    "Soluciones tan simples como que la cruz está por encima de todo"

    Lo que quería decir (y no creo que fuese tan difícil verlo) es que la alianza entre socialismo e islam tiene como objeto el enemigo común, que es la cruz.

    ResponderEliminar
  7. No ofende quien quiere, sino quien puede.

    Lo dicho.

    ResponderEliminar