domingo, 23 de julio de 2006

Mi novela gallega

Los que ven en la histórica imagen junto al regidor [el actual alcalde de Rianxo] (arriba a la izquierda) y sus padres (en el centro), son Manuel, jubilado y que durante años fue mecánico y taxista en Madrid; Jesús, emigrante en Australia, ya jubilado; Ramón, ex taxista y funcionario de Hacienda en Madrid; Luis, cura en la localidad de Vieiro y profesor del instituto de Viveiro; Emilio (el menor), aparejador en O Valadouro y en otros concellos; Elena, ya jubilada, que durante años estuvo al frente de la Casa Museo Miguel de Cervantes en Alcalá de Henares; Piedad, ayudante de clínica en Burgos; Carmen (la mayor), monja de la orden de las franciscanas en Burgos y que fue misionera en Costa Rica; Isabel, que tras emigrar a Francia regresó a Galicia para jubilarse al frente de una librería en Foz; y Dolores, también jubilada tras dedicar su vida a la agricultura y a la ganadería. Más de la noticia, aquí.
Me gustaría hacer una gran novela gallega. Por ejemplo podría 'novelar' a partir de esta foto, de hace treinta años, poniendo en la portada: 'basada en hechos reales'. Me daría para una trama de hilos paralelos, que siguiera las vidas de cada uno, pero con el centro en Galicia. Podría hablar de la Iglesia, de la emigración a Australia, de la vida de taxista. La hija de Burgos me permitiría algunos apuntes autobiográficos y a la vez introducirme en la trama. Con la librería de Foz pondría reflexiones sobre literatura: eruditas ma non troppo.
Pero nada de vacas: lo situaría en un entorno de medio-pueblo-medio-ciudad. Aparecería alguien hablando gallego, que espero que sea suficiente para postularme para los premios nacionales de literatura gallegos que van a instituirse, que dan 18.000 euros.
Sería una novela melancólica, pero positiva, centrada en los padres: él de pocas palabras, pero de gran corazón, ella sufridora y orgullosa de sus hijos. Claro, sería una reflexión sobre Galicia.
Aceptaría que Periféricos hiciera una adaptación para la pantalla. En los títulos de crédito exigiría poner imágenes de la comida que van a tener estos días los 11 hijos, con dos asientos vacíos para los padres.

3 comentarios:

  1. Homero era inalcanzable, pero una gran novela gallega no lo es.

    ResponderEliminar
  2. No me gusta nada el panorama político que existe en Galicia desde las elecciones. Obviamente, esperaba que el cambio se notara, pero la obsesión que ahora se palpa por la identidad, la nación y demás milongas nacionalistas supera mis expectativas y me desagrada mucho. En la Universidad eso de la "identidad", que es pura politiquería, vende y es un reclamo para los alumnos BNG. Galicia era más sensata antes de las elecciones. El ambiente de Galicia se está degradando. Nacionalismo es intolerancia y ese germen está calando en estas tierras, algo que me preocupa mucho. Identidad, identidad, identidad. Quien de verdad tiene identidad no está obsesionado con ella. Identidad...

    ResponderEliminar
  3. Pues muy de acuerdo con los posts anteriores.
    Y adelante con la blogonovela.

    ResponderEliminar