sábado, 24 de diciembre de 2005

Chesterton

Acaba de salir en Acantilado una excelente selección de ensayos de Chesterton, Correr tras el propio sombrero. La selección es de Alberto Manguel, que sigue en el prólogo la línea borgiana de admiración por Chesterton en cuanto amante de la paradoja, aunque Chesterton pone la paradoja al servicio de la verdad, no de sí misma, que es lo que Borges fue incapaz de ver.

Manguel mete la pata al decir que Chesterton se hizo católico porque su mujer lo era: pero no, era anglicana, y bien que le costó a Chesterton convertirse justamente por eso (más adelante, ella también se convirtió). Al menos, compensa Manguel citando esta carta a ella, todavía su novia, sobre su proyecto de hogar:
Mi intención (...) es construir una casa verdaderamente alegórica: explicar verdaderamente su significado esencial. Habría que construir sentencias místicas o antiguas en cada objeto, y cuanto más prosaico fuera el objeto, tanto mejor. "¿Has hecho tú que llueva sobre la tierra?" debería estar escrito en un paragüero, tal vez en el paraguas. "Hasta los cabellos de tu cabeza están contados" proporcionaría un significado tremendo a los cepillos para el pelo; las palabras sobre el 'agua viva' revelarían la música y la santidad del fregadero, y podría escribirse "Nuestro Señor es un fuego abrasador" sobre los fogones para ayudar a la contemplación mística del cocinero.
Ya se ve que era católico antes de ser católico.
Y añado este poema del propio Chesterton que acabo de ver en el Shrine of the Holy Whapping, Gloria in profundis, sobre Cristo que cae (¡la kénosis!) y los demonios que suben en el día de Navidad: Manguel, ahí tienes una paradoja.

Lo fusilo entero:

Gloria in Profundis
There has fallen on earth for a token
A god too great for the sky.
He has burst out of all things and broken
The bounds of eternity:
Into time and the terminal land
He has strayed like a thief or a lover,
For the wine of the world brims over,
Its splendour is split on the sand.

Who is proud when the heavens are humble,
Who mounts if the mountains fall,
If the fixed stars topple and tumble
And a deluge of love drowns all--
Who rears up his head for a crown,
Who holds up his will for a warrant,
Who strives with the starry torrent,
When all that is good goes down?

For in dread of such falling and failing
The fallen angels fell
Inverted in insolence, scaling
The hanging mountain of hell:
But unmeasured of plummet and rod
Too deep for their sight to scan,
Outrushing the fall of man
Is the height of the fall of God.

Glory to God in the Lowest
The spout of the stars in spate-
Where thunderbolt thinks to be slowest
And the lightning fears to be late:
As men dive for sunken gem
Pursuing, we hunt and hound it,
The fallen star has found it
In the cavern of Bethlehem.

3 comentarios:

  1. Lo de que "Chesterton se hizo católico porque su mujer lo era" es una burrada, en efecto; pero si reemplazamos "católico" por "cristiano" no lo es tanto. Chesterton, al menos, le adjudicaba a ella buena parte del mérito de haber vuelto al cristianismo, allá en los tiempos de su noviazgo.
    Y supongo que para muchos ilustres intelectuales prologadores de hoy -no conozco a Alberto Manguel, no sé si será el caso- la distinciòn entre 'hacerse cristiano' y 'hacerse católico' es un tecnicismo demasiado sutil.

    ResponderEliminar