martes, 12 de julio de 2005

Inscripción de Fonseca

La traducción que prometí de la inscripción del Pazo de Fonseca, rectorado de la Universidad de Santiago, aunque es muy provisional:
En el reinado del César Carlos [Carlos I] y su madre [Juana la Loca] el ilustre Alfonso Fonseca, antes arzobispo compostelano y finalmente toledano, para adorno de la patria y para que los estudiosos pudieran aprender sin gastos cuidó de construir este colegio en el solar de su abuelo materno. Pero impedido por su muerte, dejo en su testamento a Lope Sánchez de Ulloa, rector arcediano, el encargo de acabarlo. Murió el 26 de febrero de 1534, con sesenta años.
Ahora más y más Galicia brilla con su alumno
que dio este generoso honor a su patria.
Este Lope Sánchez, de su estirpe,
para hacer un don grato a las Musas y poner en fuga las tinieblas
para todos cumplió en breve tiempo el amable encargo
con el que el pueblo por el mérito, los próceres y toda la
corporación dan innúmeras gracias por tan gran luz. 1544
[Esto es de Cadaval].

Carolo Caesare cum matre regnantibus Alfonsus Fonseca illustris antea Compostelanus demum vero Toletanus archipraesul ad decorem patriae et ut studiosi absque sumptu discere possent gimnasium hoc in avi materni aedibus extruere curavit. Morte vero praeventus Lupo Santio de Ulloa archidiacono rectori perficiendum ex b. testamento reliquit. Qui obiit pridie Nonas Februarii anno Domini millesimo quigentesimo trigesimo quarto, aetatis quidem suae sexagesimo.

Nunc magis atque magis Gallaecia fulget alumno
qui dedit hunc patriae tantum generosus honorem.
Sanctius ipse Lupus propia de stirpe creatus
ut Musis gratum faceret tenebrasque fugaret
omnibus hoc breviter complevit amabile munus
quo populus merito, proceres et concio tota
innumeras tanto grates pro lumine reddunt. [1544]
Cadaval hec

Álvaro de Cadaval (1505-1575), primer catedrático de gramática [es decir, de latín] de la Universidad de Santiago, era un humanista, que firma aquí este texto con todo orgullo. Era de Tuy y tuvo sus ínfulas de bien relacionado con la nobleza; parece que murió loco, bastante pobre. En su testamento hay un inventario de sus bienes; entre ellos:
-Catorze cucharas de palo y una escobilla vieja.
-Un pedaço de una red de pescar.
-Iten una espada.
-Unos çapatos de nino.
Y también algunos libros; entre ellos, Ovidio, Platón, Tito Livio, Homero en latín y griego.
Tomo esto de Manuel Díaz y Díaz, "Alvaro de Cadaval, primer latinista de la Universidad de Santiago", Cuadernos de estudios gallegos 43, n. 108 (1996), p. 323-359

2 comentarios:

  1. Hola! Acabo de descubrir tu blog. Yo estudié Filología Clásica en Santiago, así que espero poder ir leyéndome poco a poco todos los posts, que seguro que tienen mucho que decirme. Vale.

    ResponderEliminar
  2. Qué sorpresa! Estos últimos dos días he estado leyendo un poco tu blog y he llegado a la conclusión de que nos conocemos, o nos conocimos hace años(las referencias a W.Symborska y Ángel González fueron la pista que me llevó ha ir juntando poco a poco más y más datos). Siempre me gusta ver que la inmensidad de Internet acaba llevándome a lo conocido. O a lo mejor es que nada es tan inmenso.

    ResponderEliminar