jueves, 25 de junio de 2020

Godhead in hiding

Hace un tiempo descubrí una traducción de Gerald Manley Hopkins del poema eucarístico de santo Tomás de Aquino, Adoro te devote (Te adoro con devoción), que las personas del Opus Dei conocen bien porque san Josemaría dejó fijado que fuera objeto de meditación los jueves. Es una exposición sobre la verdad eucarística, en torno a la realidad de Jesús escondido, no perceptible por los sentidos, sino por la fe, que viene del oído.
A mí me interesan detalles como que traduzca el verso 2 (Deitas, quæ sub his figuris vere látitas: [traducción muy literal: Deidad que bajo estas figuras verdaderamente te ocultas]) con Godhead here in hiding ... shape and nothing more, es decir, que la figura la entiende como shape, forma, que es un modo humano de expresar que ahí nada muestra Quién es el que está en la que nosotros llamamos forma eucarística, pero que está circunscrito a esa realidad que vemos, como costreñido en ese espacio. Es decri, que está ahí Jesús, en ese espacio marcado por una forma determinada.
En el verso 8, después de afirmar que cree lo que le ha dicho el Hijo de Dios, dice: nil hoc verbo veritatis verius (traducción literal: nada que esta palabra de verdad es más verdadero). Eso lo traduce Hopkins con: Truth himself speaks truly or there's nothing true.

Es para irlo comparando en detalle, pero os dejo la traducción entera aquí: 

Godhead in hiding

Godhead here in hiding, whom I do adore,
Masked by these bare shadows, shape and nothing more,
See, Lord, at thy service low lies here a heart
Lost, all lost in wonder at the God thou art.

Seeing, touching, tasting are in thee deceived:
How says trusty hearing? That shall be believed;
What God's Son has told me, take for truth I do;
Truth himself speaks truly or there's nothing true.

On the cross thy godhead made no sign to men,
Here thy very manhood steals from human ken:
Both are my confession, both are my belief,
And I pray the prayer of the dying thief.

I am not like Thomas, wounds I cannot see,
But can plainly call thee Lord and God as he;
Let me to a deeper faith daily nearer move,
Daily make me harder hope and dearer love.

O thou our reminder of Christ crucified,
Living Bread, the life of us for whom he died,
Lend this life to me then: feed and feast my mind,
There be thou the sweetness man was meant to find.

Bring the tender tale true of the Pelican;
Bathe me, Jesu Lord, in what thy bosom ran
Blood whereof a single drop has power to win
All the world forgiveness of its world of sin.

Jesu, whom I look at shrouded here below,
I beseech thee send me what I thirst for so,
Some day to gaze on thee face to face in light
And be blest for ever with thy glory's sight.

1 comentario:

  1. Mucha gracias por dar a conocer esta traducción, Ángel. No sabía que Hopkins hubiera hecho una versión inglesa del Adoro te devote. ¿Sabes si la usan habitualmente quienes no leen el Adoro te devote en latín? ¿Puede tener incluso algún uso litúrgico como aquí la versión de Lope de Vega del Stabat mater?

    ResponderEliminar