jueves, 24 de mayo de 2018

San Fructuoso

San Fructuoso es una iglesia que se ve desde la plaza del Obradoiro. De hecho parece como que se estira para asomarse a mirar la fachada de la Catedral.

El campanario, otro más en la estela del que hizo Simón Rodríguez para san Fiz, está flanqueado por cuatro figuras de remate que representan las virtudes cardinales (o los palos de la baraja, para los más frívolos):


En sí misma es una pena de fachada; estirada más de lo adecuado, ya digo, y esto en el tiempo del desmoronamiento del barroco:



¿Que no veis nada? No preocuparse, que os pongo este dibujo:



Las tres naves están marcadas por los ejes y también su importancia relativa (la de las naves laterales casi sólo como zonas de servicio). Lo de las dos tiras longitudinales hechas con un a modo de ajedrezado de placas a base de cuadrados excavados y otros sobresaliendo es un bluff. Lo que eran las grandes fachadas barrocas es aquí sólo una Piedad pequeñita rematada en lo que queda de un tímpano, roto por dos columnas verticales, como en santa Clara y como en la ventana de la fachada del Obradoiro.

Ya puestos a coger fotos de la web, esta otra también es de allí:



Y esta otra, que se ve muy bien cómo está situada al principio de Huertas:


Nunca había entrado. Era de esas iglesias que estaban siempre cerradas y con horarios absurdos. Ahora ya no. Tiene en la entrada, para sostener el coro, una estructura bien llamativa:


Me llevé la sorpresa de encontrar un altar lateral a san Juan Crisóstomo. Lo había visto en el Oriente europeo heredero de Grecia (por ejemplo en Eslovaquia o en Chequia), pero aquí somos más de los padres de la iglesia latina en las iglesias (San Agustín, San Gregorio Magno, san Jerónimo y san Ambrosio). La explicación es fácil: los retablos los pagó uno que se llamaba Juan Crisóstomo. Así se escribe la historia:



Como las naves laterales se reduce a capillas, las esquinas del rectángulos son para la sacristía y similares, con lo que queda una estructura casi circular. Yo, desde que me enteré de que había arquitectura recta y oblicua, cuando veo algo de la oblicua me llevo grandes alegrones, por ejemplo en los arcos, no dejarlos rectos sino curvados. No sé si se ve:




Aquí, rezando a san Fructuoso, santo a caballo de Braga y el Bierzo.

4 comentarios:

  1. Comparto impresiones de que esa iglesia no había quién la visitase; de hecho pensaba que estaría clausurada o algo (¿salen sus horarios en el apartado de Misas de El Correo Gallego? ¿Siguen publicando esa información?). No había pensado en ella nunca, por lo demás, y ahora que la muestras por dentro me entran las ganas de verla en directo (culo veo, culo quiero). No sé si he entendido muy bien lo de los arcos rector y oblicuos, ¿te refieres a que lo que es la superficie plana se va curvando, como enroscando? Sea eso o no, me ha gustado mucho el efecto que se ve en las fotos.

    ResponderEliminar
  2. Arco recto es el "normal", arco "oblicuo" es el que está curvado para tener en cuenta el efecto de la perspectiva (creo).

    ResponderEliminar
  3. Recuerda que Juan Crisóstomo está presente en el sermonario del Calixtino, cabíendole el honor de ser el único representante de la iglesia griega. No deja de ser un indicio de culto tradicional al personaje en Compostela, aunque la explicación del retablo pueda responder a lo que tú dices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. Es un santo importante también en Occidente, como se ve en el Codex y en el hecho de que sea un nombre usado con regularidad.

      Eliminar