viernes, 9 de marzo de 2018

Dunquerque, Amor y amistad

De los oscars de este año sólo había visto Dunquerque. Me impresionó un montón: la guerra vivida de ese modo, con los sonidos (ráfagas de ametralladora, bombas, granadas) como en estéreo pero en ti mismo, sintiendo que en el mejor de los casos están cayendo a centímetros de uno, fue una experiencia impresionante. Yo la he puesto junto a Black Hawk Derribado en mi top de películas de guerra (la primera media hora de Salvar al soldado Ryan también es excelente, pero el resto de la película es esa mierda basurienta sentimentaloide resentida que tanto hace Spielberg).

Y me acordé estos días de Amor y amistad, que vimos también ya hace unas semanas. Es una película de Whit Stillman, director bien interesante, una adaptación de Jane Austen que no se limita a ser una mera recreación de decorados. Es, como las novelas de esta, un prodigio de finura,conservando la inocencia y a la vez sabiendo de la maldad del mundo.



En inglés, mejor:

2 comentarios:

  1. Es también una exaltación de la clase media inglesa. La obra, por muchas pegas que le pongan algunos, tiene momentos gloriosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las dos películas son muestra del valor del orden frente a los ataques de la mentira.

      Eliminar