viernes, 12 de enero de 2018

Jerusalén 34 - tocando los inicios de la sociedad humana

Yo estoy disfrutando una barbaridad de volver a ver lo que vi en el Museo de Israel: ojalá consiguiera que os llegara un poco del entusiasmo que ahora me produce ver cosas como los balbuceos del arte de tejer y de hacer nudos:




Aquí tocáis los inicios mismos de la cerámica, hace diez mil años:


En un Museo español lees esas etiquetas y cuesta situarse; en Israel estás viendo cómo cada periodo responde a un paso del proceso de desarrollo de los hombres, que eso es lo conmovedor.

En el Museo había también una réplica del templo del leopardo, el lugar de culto más antiguo, de esos agricultores que empezaban a almacenar el grano y tejían cestos y anudaban hilos






Allí tienen esta imagen, para que os situéis:


Esto es el sitio, como dicen aquí un Stonehenge en pequeñito. Piedras puestas de pie reproduciendo al depredador que los perseguía. Aquí tenéis las fotos del sitio del desierto donde está.

El cetro de la cabra montés es, decían, un símbolo de la época calcolítica ("bronce-piedra"). Son cuatro cabras monteses y un carnero, hechos con la técnica de la cera perdida. Escalofríos me dan al pensar en su antigüedad y de los pasos de gigante que estaban dando con objetos como este:




También de los primeros objetos de bronce, esto que parece una corona y es un modelo de una construcción, como una maqueta, seguramente para usos rituales o funerarios:


De electro y oro puro, más que joyas, son lingotes esféricos, el amor al oro desde los orígenes de la humanidad


Esto era increíble, un hallazgo en una cueva de 429 objetos rituales de un templo del calcolítico:

href="https://1.bp.blogspot.com/-G7pM6kJxfw0/WjQHZgHJQDI/AAAAAAAAzsk/sqoVdYfs81o1HpSKMqwoX7edi4ZtNqcFACKgBGAs/s1600/DSC_5198.JPG" imageanchor="1">



Diosas de varias formas, de lo más geométrico y simplificado:


Esto es como Barbapapá:


A lo más realista:


Incluso embarazada:




Y mís favoritas, las de forma de violín


1 comentario:

  1. Me está gustando mucho esta serie del museo, sobre todo porque trasmites tu entusiasmo de una forma muy transparente, ¡que dure más!

    ResponderEliminar