martes, 7 de noviembre de 2017

Jerusalén 22 - Nazaret

Nazaret es una ciudad de población árabe, muy grande y muy anodina, como todas las ciudades de mayoría árabe en Israel. Paramos primero donde «está» la Fuente de la Virgen, el sitio donde los ortodoxos defienden que es el lugar de la Anunciación, donde la Virgen iría a recoger agua. Pero no os lo creáis.

Y como no puede ser de otra manera, donde hay agua la gente tira monedas. Pero es que también tiran billetes, que eso no parece muy sensato, la verdad:



Por suerte, la verdadera casa de la Virgen, donde tuvo lugar la Anunciación, la custodian los franciscanos (yo, si pudiera, echaba a los ortodoxos de cuidar los Santos Lugares: los estropean, o por lo menos no son muy amigos de limpiar). Es nueva, de hormigón. Por fuera no tanto, pero por dentro la estructura era muy potente,  de hormigón con puntitos además:


Mirad qué columnas más tremendas:




Abajo está lo que cubre la gruta de la Anunciación. Encima hay una iglesia enorme.


El lugar donde el Ángel anunció a María (las paredes están en Loreto, donde las visité también este verano) es el sitio del HIC Verbum caro factum est («Aquí el Verbo se hizo carne»).




Allí estuvimos rezando. Es uno de los centros del mundo, el sitio donde Dios se hizo hombre. Muy emocionante.

A cien metros había una capilla al lado, dedicada a san José. También esta tenía su HIC: «Aquí les estaba sujeto», emocionante también:


En una de las paredes está esta petición de unas chicas polacas: «Devuelve la libertad a nuestra patria y haz que volvamos libres. Escuela de niñas del ejército polaco de Oriente Medio. Nazaret. 1944»

No hay comentarios:

Publicar un comentario