viernes, 21 de abril de 2017

Como Charlie en la fábrica de marras

Me entraban dudas sobre si poner esto de Michael Praetorius, que no sabía ni quién era hasta que alguien (no sé ahora quién) lo recomendó, pero es que es muy bonito:



Yo estoy como Charlie en la fábrica de chocolate de Willie Wonka: todo me llama la atención en la música clásica, pero todavía más en el corralito en el que estoy estos últimos tiempos (sin mucha intención de salir, la verdad), el de Haendel. En el coche voy reptiendo L'Alegro, il penseroso ed il moderato y luego Tamerlano. De esta ópera, ayer volvía a escuchar este chute de fuerza:

Aquí, cantado por Carlo Vicenzo Alemanno:


Y aquí por Alexander Basil Young


Aunque siempre dejo un hueco para la música con trompetas:

2 comentarios:

  1. De Praetorius numquam satis.....toda la familia.
    Prueba a oir a Samuel Ramey cantando Sibilar gli angui d´ Aletto del Rinaldo de Handel.... me lo agradeceras.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Händel. Si le gusta la música polifónica no sé si conocerá a Ola Gjeilo. Merece la pena.

    ResponderEliminar