lunes, 20 de marzo de 2017

Tu sangre en mis venas

Cada vez me tengo más inseguridad al hablar de poesía, más con esta antología de toda gama de poemas dedicados al padre.
Sí que es complicado hacer un poema al padre que no sea retórico, lacrimógeno o simplemente injusto. En esta selección hay muchos en los que brilla la virtud de la piedad, en dificilísimo equilibrio con el pudor.
Si vamos por el principio, además del gran poema de Antonio Machado, me gustó mucho el de Juan Ramón Jiménez. También el de César Vallejo, con ese verso («si hay algo en él de amargo, seré yo»).
En realidad, casi siempre fui confirmando mis prejuicios: leía poemas tapando el autor y me llevaba alegrías de reconocer, en los que me gustaban más, a mis poetas preferidos; me pasó, por ejemplo, con el poema de Luis Pimentel. Confirmé otra vez más que prefiero a Leopoldo Panero por encima de cualquiera de sus hijos (pero a Juan Luis Panero sobre el otro). Me gustaron los poemas de Sánchez Rosillo y Trapiello. Como una carta, pero más una dedicatoria, es un poema muy bueno de Juaristi.

El título de Tu sangre en mis venas, tiene la ventaja de delimitar paternidades y sobre todo la selección de poemas. No me cuadra del todo el poema de Aresti (aunque me gusta que me traiga el recuerdo de cuando lo leía en el libro de Anaya de COU).

Los dos poemas de Miguel d'Ors, que ya conocía bien, destacaban. Será que me gustó siempre su poesía, pero el hecho es que en este contexto, brillaban todavía más, por comparación.

Qué bonito el haiku de Susana Benet:
A cada vuelta
del tiovivo, mi padre
diciendo adiós
Dos grandes ideas que merecerían mejores poemas: el agradecimiento a los padres por permitir la posibilidad de estar vivo ante la realidad, de Jesús Aguado y el Esbozo de poema de Juan Bonilla.

Otra grandísima sorpresa, el poema de Ignacio Peyró (gran escritor, lástima que sea tan de centro últimamente).

Y también, leída ahí, pude admirarme de la solidez de la poesía de José Luis de la Cuesta, de gran fuerza y un monumento al «no nonsense».

---

Escrito esto, oí este programa de Radio Clásica en el que leían algunos de los poemas, unos cuantos que no mencioné aquí y que me dio ganas de citar después de oídos. Pero escuchad vosotros el programa en este enlace:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada