miércoles, 15 de febrero de 2017

La mar salada

Estamos traduciendo en clase Las Bacantes de Eurípides: me lo estoy pasando muy bien. Espero grandes cosas de esa tragedia sobre un dios que viene y no es reconocido. Aunque también hay versos que dices, bueno, quizá aquí le quedó un poco mal, o es que estamos tan resabiados que cosas que eran bonitas las hemos gastado.

Está hablando Dioniso de su vuelta a Grecia, pasando por Persia, Bactria (=Afganistán, más o menos), la Arabia feliz (=Yemen), hasta volver a Asia Menor, que está παρ᾽ ἁλμυρὰν ἅλα, «junto a la mar salada». O peor todavía si lo traduzco todavía más literalmente: «junto a la salada en salmuera».

---

Por decir algo chulo del curso que empieza hoy, leyendo con los alumnos el poema de Arquíloco nuevo, cuenta que los griegos ante Télefo (y eso que eran «hijos de inmortales y hermanos») προτροπάδην ἀπέκλινον, que literalmente sería «en tropel se retiraban».
No sé si serán imaginaciones mías, pero προτροπάδην me suena muy onomatopéyico, «en tropel» pero con el ruido de los pies en desbandada en las pis y las ros.
Luego, lo de ἀπέκλινον, algo así como «se inclinaban huyendo» también es muy plástico, en un poema en el que se está justificando (o no, puede ser irónico, como se ve aquí) la huida en situaciones apuradas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada