miércoles, 23 de diciembre de 2015

Casi dos días en Lisboa 8 (Museo Gulbenkian 5)

Pero yo a lo que había ido al Gulbenkian era a ver la pintura. Todo lo demás fue un regalo inesperado.
Justo a la entrada tenían una selección de libros de horas con miniaturas de la adoración de los Reyes Magos: mirad, mirad (y pasad la lupa virtual por los detalles).

Enfrente, marfiles bizantinos: toda la iconografía medieval estaba ya ahí.

Y a continuación, la pintura del XV-XVI. Había un cuadro de Stefan Lochner pintado por ambas caras. En una, estaba La presentación en el templo, con un planteamiento iconográfíco muy curioso (en Adviento.org pusieron otros cuadros de esta temática, bien llamativos):



El dolor, ya desde el nacimiento, está compensado aquí por una escena de cariño del niño a quien le ha hecho pasar por ese dolor.

Pero donde me quedé clavado fue ante esta Virgen con el Niño de un anónimo flamenco, de hacia 1500:










El marco estaba también pintado:




No hay comentarios:

Publicar un comentario