lunes, 28 de diciembre de 2015

Casi dos días en Lisboa 10 (Museo Gulbenkian 6)

A continuación había (agarraos): un retrato de Moroni, otro de Frans Hals, dos cuadros de Rembrandt muy buenos y -cuidado- un retrato de Helena Fourment triste: te partía el corazón. El gran amor de Rubens, esa que he visto en tantos cuadros como la encarnación -nunca mejor dicho- de la vida y la alegría, está triste:



Solo ese cuadro hace grande ese museo. Y yo solo puedo traeros aquí fotos de detalle, una sobre el dominio de Rubens en pintar telas:



Y otra del exquisito paisaje que se entrevé al fondo:


Aunque ahora, mirando las fotos, tan triste no me parece. No pueden estar tristes de verdad ni ella ni su marido Rubens.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada