viernes, 27 de noviembre de 2015

Cuatro cosas de clase

Bueno, en realidad tres, pero quería que quedara sonoro el encabezado, para reflejar a Heródoto:

1. Heródoto reproduce, según Hornblower la monotonía de la Guerra a base de repetir palabras con p y sonidos similares:
παρεσκευάσαντο δὲ ὡς πολιορκησόμενοι καὶ σῖτα καὶ ποτά, καὶ τὸ τεῖχος ἐσάξαντο. καὶ οὗτοι μὲν παρεσκευάζοντο ὡς παρεσομένου σφι πολέμου· οἳ δ᾽ ἐπείτε διέβαλον ἐκ τῆς Χίου τὰς νέας ἐς τὴν Νάξον, πρὸς πεφραγμένους προσεφέροντο καὶ πολιόρκεον μῆνας τέσσερας .
Se prepararon para el asedio comida y bebida, y reforzaron el muro y así estos se preparaban para la previsible contienda contra ellos; ellos lanzaron desde Quío las naves a Naxo y con muros reforzados se toparon y asediaban cuatro meses
(5.34 con mi traducción literal, que no consigue repetir nada similar en sonidos).
-------------------

2. La lágrima de Ulises, en el momento en que por fin se da a conocer a su hijo Telémaco, está colgada de un encabalgamiento en la traducción de José Manuel Pabón:
Tal diciéndole, al hijo besó y una lágrima a tierra
sus mejillas dejaron caer, una lágrima en tanto
contenida.
En el original es un encabalgamiento menos abrupto, pero también muy emocionante
ὣς ἄρα φωνήσας υἱὸν κύσε, κὰδ δὲ παρειῶν
δάκρυον ἧκε χαμᾶζε· πάρος δ' ἔχε νωλεμὲς αἰεί.
Así diciendo al hijo besó, y de sus mejillas
una lágrima llegó al suelo; antes la tenía controlada siempre (16.190-1 y mi trad. literal).
Y qué capacidad de sufrimiento de Ulises, cómo me está impresionando en esta lectura.

-------------------

3. Impresionante es también el último discurso de Pericles a los atenienses y el capítulo monográfico final que le dedica Tucídides, que deja ahí dos frases lapidarias sobre su modo de gobernar. El famoso régimen ateniense era más bien un estado autoritario bajo formas democráticas:
κατεῖχε τὸ πλῆθος ἐλευθέρως «sujetaba al pueblo con libertad»

ἐγίγνετό τε λόγῳ μὲν δημοκρατία, ἔργῳ δὲ ὑπὸ τοῦ πρώτου ἀνδρὸς ἀρχή. «era de nombre democracia, pero de hecho el mando del primer varón» (2.65).

2 comentarios:

  1. No sé por qué -bueno, miento, sí lo sé-, pero la asociación de la p con la monotonía de la guerra me ha traído a la memoria los comentarios de Dámaso Alonso en su macheteada Poesía española a los versos de Garcilaso "En el silencio sólo se escuchaba / un susurro de abejas que sonaba". ¡Ay, la estilística!

    ResponderEliminar
  2. A mí me parece que entre sonidos K y P, tu traducción logra bastante. Sobre todo desde "preparaban" hasta "Quío".

    ResponderEliminar

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...