martes, 13 de octubre de 2015

Cerramos el capítulo agosto

El año pasado me tiré hasta diciembre poniendo cosas de Zagreb. Aquí termino, por suerte, con cosas de Valladolid de agosto.

Casi de despedida, visité una exposición sobre la melancolía en el Museo Nacional de Escultura. No voy a calcinarme con la comisaria (que es la directora, María Bolaños, una sectaria frívola): al menos reunió cuadros muy buenos de Rubens, Ribera y otros. Pero el hecho es que los textos y la línea museográfica (las excusas para juntarlos) eran un delirio de estupidez.

Pero para qué enfadarse si estaba, por ejemplo, un Cristo de Mabuse:







Luego me fui al Museo. Han puesto algunas salas más. A mí me alegró encontrarme el busto de Azara:



Y la portada de su traducción de la vida de Cicerón:



Al salir, pasé cerca de la casa en la que viví varios años estupendos en Valladolid. Debajo el Patton, igual de rancio que entonces:

1 comentario:

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...