miércoles, 24 de junio de 2015

Al sol de la plaza

Ahora hay bandas de música muchas mañanas de domingo en la plaza de la Inmaculada.
El día que estaban mi madre y mis hermanas por aquí estuvimos sentados al solecito oyendo a unos pajaritos (cómo piaban: qué volumen) y a la Banda de Música Xuvenil de Barro.

Tocaron una pieza original de Adrián Silva, uno de los miembros de la banda: Semente dun Home Sabio, con dos solistas que tocaban sachos sinfónicos (=azadas sinfónicas): puestas rectas, golpeaban con palillos la parte metálica.
Ahora podría hacer un poco de burla de todo ello, pero el hecho es que la pieza sonaba bonita. No soy nada partidario de la exaltación de la vuelta al mundo premoderno y preindustrial, de nostalgias de arcadias rurales, pero se estaba bien allí y la música era bonita y los músicos, entusiastas:



Hacía unos días que habían destapado por fin una torre del Obradoiro: está toda limpia, aunque echo de menos los líquenes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada