miércoles, 15 de abril de 2015

Arquitectura contemporánea de Galicia 3

No sé si tengo pulsiones autodestructivas (o en este caso blogdestructivas), pero voy a poner un edificio que no me gustaba y que ahora me resulta muy curioso, para que mandéis definitivamente a la mierda a paseo este blog. Está en la calle que rodeando el casco antiguo acaba en la plaza de Galicia:















Ya veis, hormigón y prefabricados, mi nuevo interés:


Las formas son ochenteras (o de cómo recuerdo yo los ochenta) y los cristales son como esas gafas oscuras que llevaban los curas. Luego, tenían esos cuadrados tan curiosos:








Mirad la curva de hormigón para esta puerta lateral:


Estoy muy orgulloso de esta foto:

11 comentarios:

  1. No voy a mandar a paseo este blog, sólo faltaría, aunque sí parece que los blogs, en general, están de baja. Bueno, el mío también. Mirar esos edificios, interesarse por ellos, indica, creo, una curiosidad grande por tu parte. Realmente si miramos bien, con verdadero interés y curiosidad, con ganas de aprender de esta manera fragmentaria y poco sistemática, casi todo es mínimamente interesante, por lo que es, por lo que fue o por lo que podía haber sido.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pues a mi me gusta mucho lo que tu llamas "curva de hormigón", que me recuerda a esos relojes hechos de material blando de algunas pinturas de Dalí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta mucho, aunque con esa comparación me lo estropeas un poco: yo a Dalí no le tengo mucho aprecio, la verdad.

      Eliminar
  3. Qué ilusión me ha hecho ver esos edificios, y las ventanas donde yo viví en la plaza de Galicia, muchas gracias.
    Recuerdo bien este edificio del banco, y es divertido comprobar cómo se ha convertido en un clásico, en cierto modo. Fíjate tú, ese hormigón no le va mal a la piedra que le rodea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, esto no me lo esperaba. Me alegra mucho haber puesto estas fotos, entonces: te las puedes tomar como regalo de cumpleaños retrasado.

      Eliminar
  4. El edificio tiene interés. El tiempo va cambiando la perspectiva y poniendo las cosas en su sitio. En este caso además no distorsiona el espacio en que se encuadra, como ha sido tan habitual en los centros históricos.

    ResponderEliminar
  5. "Cristal de gafa de cura".. me ha encantado esa expresión. Gafas como como las del de mi bautizo, en los 80. Está la foto para atestiguarlo, que yo no recuerdo allá gran cosa...

    ResponderEliminar
  6. Fíjate que a mí, en su día, no me gustaba, pero lo he ido valorando con el tiempo( al hormigón en general, como tú), y ahora me encanta. Nostalgia de Santiago.

    ResponderEliminar
  7. A mí la curva de hormigón me parece nefasta, Ángel. Una pregunta, por favor, porque no lo distingo bien: ¿es todo hormigón o hay granito en el edificio? Me ha parecido que sí y he pensado: "¡Pobre granito!". Pero, para granito mal aprovechado, el de un monumento de Túi, el monumento a Galicia, rebautizado desde el primer momento como "monumento al sida"; te lo enseñaremos cuando coincidamos por allí, un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Añado una foto del monumento en cuestión. Será una buena cantera de granito cuando alguien decida retirarlo:
    http://tudensia.blogspot.com.es/2009/01/o-monumento-cidade-de-tui-de-antnez.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema 'esculturas' es un mundo. El granito en Galicia es un capítulo aparte.

      Eliminar

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...