martes, 31 de marzo de 2015

Lucentum XVI




[Problemas de estar en primera fila: tener que hacer dos fotos y dejar al trombón tapado]

Ahora reparten mantas en los conciertos del ciclo de Músicas Contemplativas. Y con razón, que el sábado en Bonaval hacía un frío que pelaba.
La pobre soprano (Pepi Lloret) iba todo lo abrigada que podía. Los músicos (dos chirimías, serpentón, trompeta y sacabuche) consiguieron caldear el ambiente con aquella música preciosa: qué bien sonaban hasta las chirimías, que yo asocio con un sonido chirriante por las que tocan en la Catedral en algunas fiestas (quizá porque son metálicas) y que entonces sonaron con una dulzura muy bonita. El serpentón, una especie de sierpe de sonido grave, daba trasfondo. Y el trombón ayudaba, pero sobre todo el conetto: qué descubrimiento, una especie de flauta torcida de sonido maravilloso.

Esto es lo que tocaron: maravillas del siglo XVI.

Esto es de un concierto suyo, pero sin cornetto, ay:

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por esta publicación. Por el momento, la única crítica de este concierto de Lucentum XVI. Sólo una pequeño matiz: creo que confundes al sacabuche con el cornetto. El sacabuche es el instrumento antecesor del trombón actual. De hecho en italiano ya se le llamaba trombone durante el renacimiento. Y el cornetto, como bien describes, es "una especie de flauta torcida de sonido maravilloso" con una boquilla de madera parecida a la de la trompeta. Un saludo. Pere

    ResponderEliminar

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...