miércoles, 19 de noviembre de 2014

Haendel y Berlioz

Yo me pasaría la vida con los autores barrocos: de Bach a Monteverdi, de Vivaldi a Haendel, que es el que estoy oyendo más ahora. De Mozart y Haydn más para acá no suelo pasar. Para qué, si estoy empezando a conocer un océano de hermosura y todavía estoy casi en la playa.

Teníamos en casa Joshua, un oratorio de Haendel y lo he oído últimamente en el coche casi hasta la extenuación. Una maravilla, como Rinaldo o Julio César en Egipto. No hay mucho en youtube, pero basta con que oigáis esto:



Hace poco di con un disco de Berlioz. Me daba no sé que saltar mi frontera, pero lo probé y qué maravilla La Infancia de Cristo, qué emoción.
Aquí está entero y verdadero en una versión que no sé si es la mejor porque habrá otras, pero que a mí me parece grandiosa:



Si os da miedo, probad esta selección de 10 minutos:



Yo recomendaría seguirlo con el texto y una traducción española. Y voilà: en este enlace las tenéis.
Y buscando lo anterior he encontrado este comentario detallado con audios.

Luego me enteré de que con (¿ocasión de?) esta música se convirtió García Morente en Notre Dame.

11 comentarios:

  1. Este curso sólo doy una clase colectiva. Hace unos años, un alumno adolescente o casi me comentó, a la salida de clase y sin que lo oyeran los demás, que, a veces, escuchando música "se emocionaba". Tuve que decirle que era "normal". Me ha pasado otras veces con otros alumnos (o alumnas, más precoces en esto también), y siempre me hace mucha gracia, claro.
    Tú comentas que has escuchado en el coche hasta casi la "extenuación". Bueno, tú sabes que no es malo, pero tengo algunos alumnos de clase individual a los que les he dicho que no se extrañen si, de vez en cuando, tienen como una fijación u obsesión con algunas canciones o músicas, que eso es normal. A veces me lo han comentado, que les ha ocurrido eso, con cierta extrañeza, si es la primera vez que les pasa. Bueno, también les he dicho que a sus profesores les pasa lo mismo, a veces. No me digas que el mundo de la música no es entretenido en todos los sentidos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una suerte poder estudiar música: yo lo noto como mi mayor carencia.

      Eliminar
    2. Siempre estás a tiempo, te lo digo por mi experiencia con adultos.

      Eliminar
  2. Sí, Morente lo cuenta emocionado en su imprescindible "El hecho extraordinario", pero creo que lo oyó en su casa, por la radio, no en Notre Dame. El que se convirtió en la catedral, desde el ateísmo feroz, fue André Frossard.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se ve que lo había mezclado. No sé si también Claudel se convirtió en Notre Dame. Tengo un recuerdo vago, pero muy bueno, del texto de Morente.

      Eliminar
  3. Y ya que has saltado la frontera, no te pierdas el Requiem de Fauré.

    ResponderEliminar
  4. Permitidme sólo un comentario: Frossard se convirtió -según él mismo cuenta en "Dios existe, yo me lo encontré"- en una capillita del Barrio Latino, en la que "entró ateo, y salió cristiano". Estaba expuesto el Santísimo Sacramento. Fue Paul Claudel quien se convirtió en Notre Dame, cuando estaba apoyado en una columna (que aún hoy está señalada con un cartel explicativo del feliz evento sobrenatural). Y Morente, al escuchar "La infancia de Jesús" de Berlioz se convirtió también. Los tres estaban en París, y debió ser en fechas no muy distantes en el tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora me acuerdo de haber visto en Notre Dame el sitio donde se convirtió Claudel. Muchas gracias. Verónica

      Eliminar
  5. Por cierto, Ángel, siempre estás a tiempo para iniciarte en la música: sólo hay que tener tiempo, ganas, pasión y algo de buen oído. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Querido Ángel, siempre estamos casi en la playa.

    ResponderEliminar
  7. Y gracias por los enlaces, son maravillosos.

    ResponderEliminar