sábado, 25 de octubre de 2014

Ilíada 19

19.38-39 Contra la mortalidad que trae la «feroz estirpe de las moscas» (19.30) al cadáver de Patroclo, Tetis le infunde por la nariz néctar y ambrosía (='inmortalidad'). Atenea se lo pone a Aquiles en el pecho para que no desfallezca en 19.353, porque no quiere comer. Pero eso está todo en el ámbito de lo excepción. Normalmente (19.161-3) en el pan y el vino «están la furia y el coraje» (este tema será central al final de la obra: la cólera de Aquiles también tendrá que dar paso a la gestión 'política' de la vida humana. La primera crítica (19.225) surge: Aquiles llora a un muerto, pero a los aqueos se les muere gente continuamente. Todos quieren comer antes de combatir, a diferencia de Aquiles, que solo quiere 19.214 «la matanza, la sangre y el doloroso gemir de los hombres» (pero es que su mamá le trae su comidita cuando el nene se niega a comer).

19.59-60 El cabrón de Aquiles le dice a Agamenón: «Ojalá Ártemis hubiera muerto» a Briseida. Es la habitual «patada palante» en la (falta de) cosmovisión moral de los héroes: siempre son otros los causantes / culpables de los males.

19.63-4 Aquiles a Agamenón: «los aqueos / largo tiempo creo que recordarán esa disputa tuya y mía» (otra vez Homero retratándose en el espejo, como Velázquez).

19.91-144 ss. Agamenón sobre Ἄτη, la diosa Ofuscación, diosa tan importante que hasta afectó a Zeus respecto a Heracles: fue expulsada del Olimpo, pero se ha quedado entre los hombres (pero el engaño de Hera en el canto 14 es parecido). También Aquiles le echa la culpa 19.270-75. Muy ilustrativo de que también hace falta una «superestructura ideológica» ad hoc para quitarse de encima las culpas.

19.243 Aquiles recupera los dones prometidos por Agamenón: al final no le va tan mal (pero va a morir).

19.287-300 Habla Briseida. A su marido y a sus tres hermanos los mató Aquiles. Patroclo le había prometido casarla con Aquiles. 19.301-2 Las mujeres lloran por Patroclo y por sus propios duelos cada una. // 339 Ancianos que lloran por sus dolores (además de por Patroclo).

19.365 Aquiles: dientes rechinantes, ojos que brillan como llamaradas / corazón inundado de tristeza. Ya en 19.18 fulgor bajo los párpados al ver las armas.

19.408 Habla el caballo Janto: discurso con estructura circular:
A te salvaremos, pero tu muerte está cerca
B. Patroclo murió no por nuestra culpa
C. Apolo lo mató
B’. Somos tan rápidos como el viento
A’ es tu destino ser matado por un dios y un hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...