viernes, 26 de septiembre de 2014

Salgo de los rayos gamma

Ya se está convirtiendo en una tradición: por estas fechas: ecografía, análisis de sangre, gammagrafía a ver si sigue todo bien. Antes, hay que pasar casi por veinte días de comida sin yodo.
Este año el régimen lo he llevado rematadamente mal: me da muchísima pena a mí mismo verme comiendo la verdura, la fruta, la carne a la plancha, las zanahorias (cómo las odio), la lechuga (idem). Así que ni sal yodada ni siquiera la sal de la buena.

El domingo a uno que se me acercó a pedirme le hice un gesto con la mano de que no. Me llamó «egoísta». Jo, cómo me dolió: fue otro momento flanneryano, de revelación personal, ahora lo veo claro. Yo salté como una víbora, a decirle que fuera a Caritas: me dijo que estaba cerrado. Le increpé con palabras fuertes, de las que me arrepiento tanto.

Luego, lo del felón siendo sensato (excelente Reig) y nuestro rey abogando contra el cambio climático, fue más sal en la herida.

Pero hoy las pruebas médicas han salido todas bien.

Mientras escribo esto, me chupo los dedos con las Ruffles sabor jamón que me estoy tomando a vuestra salud. Me están sabiendo a gloria.

Me voy a mediodía a Madrid, a la beatificación de don Álvaro del Portillo. Necesito más que nunca del ejemplo de alguien como él, que todo lo hacía con una sonrisa:


[Es el de detrás, con san Josemaría en Bouzas - Vigo en 1945 [y aquí tenéis un folleto de sus visitas allí]

4 comentarios:

  1. Me alegro mucho de que todo haya ido bien.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que las pruebas hayan salido bien, y sobre la increpación, pues eso, no somos perfectos, afortunadamente. Iba a decir y al final digo. ¿Sabes que hace unos meses estuvimos viendo el Palacio de la Baronesa de Valdeolivos en Fonz y en la capilla hay una foto del fundador del Opus Dei, ya que la última descendiente de la Baronesa todavía vive en el Palacio y jugó con él cuando eran pequeños? ¡Qué historias!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Qué alegría. A comer patatas insanas. ¡Qué bien!

    ResponderEliminar
  4. En cada pobre esta Cristo.

    ResponderEliminar