miércoles, 24 de septiembre de 2014

Ilíada 3

3.1-7 el famoso símil de las grullas y los pigmeos. Lo citan en La vida nueva de Pedrito de Andía, de Sánchez Mazas.

3.4 ἀθέσφατον ὄμβρον indecible aguacero (López Eire: incesante lluvia).

3.17 Presentación de Paris (= Alejandro): ropa estrafalaria (piel de leopardo, dos lanzas), pero  huye a la vista de Menelao (3.22).  Reproches de Héctor: Δύσπαρι (3.39: mal Paris); cítara, 'hermoso rostro', 'pelazo', pero sin valentía: 3.57 'pétrea túnica tenías que llevar'. 3.64 Se defiende: no puede rechazar los dones de Afrodita (3.380 poder de la diosa). Aparecerá al final ante Helena no como guerrero (sudor, polvo), sino como un donjuán (3.394-5).

3.29 Los guerreros homéricos pueden ir en carro, pero luchan a pie.

3.70 Propuesta de duelo (algo propio del inicio de la guerra, no de casi 10 años después): impresionante focalización en primer plano – se paran todos de golpe 3.84-85.

3.127 Primera aparición de Helena; está haciendo una tela con la historia de la Ilíada (mise en abyme).

3.151-2 La voz de lirio de los ancianos en torno a Príamo (¿cigarras?).

3.161-246 La mirada desde el muro (Teichoscopia). Luis Alberto de Cuenca tiene un poema de ese título donde juega con todos los problemas literarios en torno al episodio. Repaso de héroes: primero Agamenón (3.169-70), luego Ulises: Parecía tonto o loco de primeras (3.217-19), pero decía “Palabras parecidas a invernales copos de nieve”. Y luego Ayante e Idomeneo.

3.243 "La tierra, germen de cereales, tenía en su seno a Cástor y Polideuces".

3.330 Escena típica: orden de vestirse la panoplia: grebas (= rodilleras) / coraza / espada / escudo / morrión / pica.

3.354 Plegaria de Menelao – por ruptura de hospitalidad (la moral de mínimos que garantiza Zeus se limita a cuestiones de hospitalidad y a garantizar los juramentos), pero se le rompe la espada en tres partes (3.360). Escena algo ridícula (3.369) de la pelea en la que Menelao le agarra el morrión a Paris, pero para nada, porque es favorito de Afrodita.

El episodio final de Paris y Helena puede ser un modo de recuperar –como casi todo en estos primeros cantos- los inicios de la Guerra de Troya: aquí están reproduciendo el rapto / huida de Helena y el papel central de Afrodita.

Helena reconoce a Afrodita -disfrazada de anciana- por su 3.396-7 περικαλλέα δειρὴν muy hermoso cuello / στήθεά θ' ἱμερόεντα καὶ ὄμματα μαρμαίροντα el deseable pecho y los chispeantes ojos. Y no se corta: la insulta (3.408-9) y le propone que a Paris: "lo mime ella" (…) "gimoteando a su alrededor". Y termina a lo bestia: "hasta que te haga su esposa e incluso su concubina". Se ha quedado más ancha que larga, pero Afrodita (3.412 "no me provoques, terca") no le deja margen y la obliga a acostarse con Paris.
3. 428-36 Discurso lleno de desprecio de Helena a Paris comparándole a Menelao. A él le da igual: va a lo suyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada