martes, 5 de agosto de 2014

Dublin 5

Subido en una metafórica nube, me dirigí a la Biblioteca Chester Beatty, mi segundo objetivo en Dublín (el tercero era la Galería Nacional de Arte, para el día siguiente -spoiler: fue una visita inolvidable).
De camino pasé por dos catedrales: una era de la iglesia de Irlanda (sic) y resultó que la otra también. En la primera fue canónigo Swift. No se podía entrar, tenían un servicio en ese momento. Ocupadas desde la Reforma (sic), las grandes iglesias de Dublin no son católicas. El hecho no me hizo ninguna gracia, esa es la verdad.

En el llamado Dublin Castle está la biblioteca que donó a Irlanda un rico empresario minero yanqui, Chester Beatty, que en vez de comprar clubs de fúbol consiguió una colección como yo no he visto otra. Qué colección, madre mía.
No tengo fotos porque no podía hacerlas. Me apunté lo siguiente:

-Una historia de las Indias Occidentales hecha en el siglo XVII en la India a partir de las Crónicas de Indias. Ilustraciones fascinantes sobre animales, objetos, edificios que ni sabían como eran.

-Pájaros y plantas en libros chinos. Mirad esto:


-El relato de Genji, de Japón, con nubes de oro:


-Grabados hechos en Francia, por intermedio de los jesuitas, para el emperador chino.

-The Mustard Seed Garden Painting Manual, que creo que ya había visto en el Museo Británico pero que no me importaría ver cada poco.

-Impresos ukijo-e. Había de Hiroshige, de los grandes, de estar horas mirándolos.

Y las miniaturas persas e indias maravillosas que ya descubrí en Estocolmo. En internet encuentro esta:


Y cuando ya estaba rendido del todo a Oriente en todas sus franjas horarias, empezó la sección de Occidente y ante una edición en vellum de Cicerón de 1480 volví a reafirmar la supremacía de nuestra civilización occidental (soy un puro post-colonialista). Pero nada más exquisito que aquellos manuscritos e impresos europeos de en torno al siglo XVI.

Y ahora, me estoy dando capones repetidamente a mí mismo, porque visité allí dos exposiciones pero estoy viendo la web y acabo de descubrir que me dejé sin ver la del piso de arriba, que me importaba muchísimo, porque allí estaban los papiros: aquí tenéis (tenemos) unos cuantos bíblicos para echarles un vistazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada