lunes, 26 de mayo de 2014

La lucha por la vida

Antón nos ponía vídeos de sir David (Attenborough) cuando estaba aquí. Ahora estamos viendo Planeta tierra, aunque yo me salto los capítulos donde me da que se va a quejar de lo mala que es la humanidad (se está apocaliptizando el hombre).
En el capítulo de Junglas el mayor grupo conocido de chimpancés, en Uganda, 150 lo menos, marcaba territorio cargándose y comiéndose a otro chimpancé, que estaba demasiado cerca:



Ahí te quiero ver, Roberto Carlos, con lo de civilizado como los animales (vete a pastar).
Me impresiona mucho ese terror de la naturaleza, la vida angustiosa de los animales que tienen que buscar continuamente comida, intentando evitar a la vez ser comidos por otros.

---

Así que el partido del Real Madrid me lo tomé con filosofía. Era el primero que veía en dos años. Pero el Real Madrid es muchos recuerdos, es una fidelidad, es mi padre, que murió en 2002: y cómo le animó, tan enfermo, aquella novena Copa de Europa.
El partido se me hizo largo: me agota toda la puñeta de las faltitas, el tirarse, el quejarse al árbitro (por eso me interesa ahora más el rugby, a ser posible la selección inglesa). De todos modos, me estaba escociendo un poco la derrota, así que me alegró lo que pasó, con un poco de penilla por los del Atlético.
Así que por ahora, no tendré que ver más fútbol (el Mundial, quizá): con la décima, no necesitamos discutir sobre primacías en un larguísimo periodo de tiempo.

---

Disfruté dándole un corte de mangas al PP con mi pellizco de monja voto, que al final no sirvió para nada, aparte de para darme el gustazo. Y mientras, Zapatero y su rastro campando por las ruinas de España.

7 comentarios:

  1. Yo también pellizqué, por el gustazo, como tú. En fin.

    ResponderEliminar
  2. Un tanto en desacuerdo con lo de los animales. Es verdad que también tienen lo suyo; pero no matan por deporte, por pura crueldad o simplemente por nada. En ése sentido (y no es el único), si el hombre se pareciese más a ellos, mejoraría mucho.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo, tienes que ver esos vídeos: la escena de los chimpancés es tremenda.
    A ver, un segundo. Eh, aquí está: https://www.youtube.com/watch?v=a7XuXi3mqYM [cuidado, escenas brutales] Un mogollón de macarras casi mata a una chimpancé, matan a uno joven que se comía la fruta y luego lo despedazan y se lo comen.

    ResponderEliminar
  4. Y he puesto el vídeo en el cuerpo del blog: tremendo.

    ResponderEliminar
  5. El video es terrible, ciertamente; pero me temo que no contesta a mi objeción. No es difícil localizar videos o testimonios mucho más atroces del comportamiento del ser humano. La palabra "civilizados" no es aplicable a los animales, salvo por metáfora; pero si lo que con ella se quiere decir es, no que estén libres de lo que desde el punto de vista humano puede llamarse atrocidad, sino que esas conductas son en ellos muchísimo más raras (y de consecuencias muchísimo más limitadas) de lo que pueden llegar a serlo en la especie humana, me temo que es perfectamente apropiada.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo contigo en que el hombre es peor (y mejor) que los animales, por eso tan pequeño llamado libertad, que trae consigo eso otro llamado amor (y con la posibilidad tremenda de lo contrario, el odio).
    La canción de Roberto Carlos la detesto en su conjunto y línea por línea, por sentimental y por poner a los animales por encima del hombre: no son peores que el hombre en su maldad, pero no son mejores tampoco que el hombre en su libertad que lleva al amor.

    ResponderEliminar
  7. Agradezco las alusiones. La verdad es que de humano (occidental; en África la cosa cambia) se vive bastante bien: pensar que algo pueda verme simplemente como "comida" es un pensamiento tremendamente angustioso.

    ResponderEliminar

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...