miércoles, 29 de enero de 2014

El mal en Escandinavia



La caza (reseña excelente aquí) me impresionó un montón. Los escandinavos son excelentes para mostrar el mal, en este caso comenzado por una niña encantadora, que abre la espita para una dinámica girardiana de manual (muy impresionante: la escena del perro bajo la lluvia).



No caeré en la trampa de hablar del luteranismo para explicarlo. Me conformo con recomendar este artículo del Guardian donde se atiza sin compasión a los escandinavos: muy divertido de leer también.
Y nosotros, mientras, pensando que era el paraíso. A diferencia de ellos, somos incapaces de mostrar el mal: mostramos lo que pensamos que es el bien y nos salen unos churros espectaculares, es decir, el mal, pero en todos los sentidos de la palabra.
Y yo, si pudiera, me pasaría todos los veranos por Escandinavia (donde no haya mosquitos, quiero decir).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada