miércoles, 22 de mayo de 2013

Noia románica 1

El viernes había organizada una excursión para visitar la Noia románica y nos apuntamos, claro.
La primera visita fue a un pazo, que tenía en el jardín un baldaquino (quedan algunos por Galicia), entero y verdadero, de alguna de las iglesias de Noia:



Esta foto es mala (parece hasta de unas ruinas mayas en Guatemala), pero cómo iba a sacar si no las cabezas de la parte de arriba:


En un lado estaba una Anunciación y en el otro dos santos. Uno de ellos era un franciscano:


El jardín era como para montar una revolución con el único objeto de requisarlo y quedármelo yo:

En el centro de los parterres, hortalizas: una maravilla. Y detrás, inmensos magnolios y araucarias.

12 comentarios:

  1. Precioso. Me apunto a esa "revolución".

    ResponderEliminar
  2. A mí con que me contratéis de hortelana después, con derecho a casica si puede ser, me vale.

    ResponderEliminar
  3. Que pasada de jardín...
    ¿y esos baldaquinos que función tenían?

    ResponderEliminar
  4. Marcaban el espacio del altar: lo separaban y lo realzaban, supongo.

    ResponderEliminar
  5. Si, pero que hacían unos altares en medio del campo, ¿que eran misas de campañas o romerías o que?

    ResponderEliminar
  6. Me expliqué mal: era un baldaquino de una iglesia que acabó como adorno en el jardín del pazo.

    ResponderEliminar
  7. Formidable. Me encanta la de los mayas.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a vosotros por montarla: salió de maravilla, a pesar de que la intentó boicotear la lluvia.

    ResponderEliminar
  9. Este baldaquino non é románico. É, probablemente, dos séculos XV ou XVI e servían para cubrir sepulturas, xeralmente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No digo que sea románico en mi entrada. Es un relato de una excuersión de una asociación de amigos del románico, donde vimos románico y arte de otras épocas, como esto.
      Los baldaquinos no son para tumbas, ni xeralmente ni particularmente.

      Eliminar

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...