miércoles, 8 de mayo de 2013

Lugo / León / Palencia / Burgos (2)

En la Universidad de León di las clases que llevo ya dando varios años. Confiado en exceso, empecé a gustarme mientras le daba vueltas a los conceptos de 'Legado clásico' (para criticarlo: 'legado' quiere decir 'muerto') y 'Cultura grecolatina' (para ponerle pegas). La cosa era ver si se el cristianismo ahí pintaba algo o no: 135 minutos de desparrame. Me dicen a mí que vaya a una sesión así y salgo corriendo en dirección contraria. Y quedaba otro pack por la tarde: yo no sé cómo la gente se apunta a un Máster, hay que ser muy masoquistas.
Comida en el campus. Y luego al sol benévolo y un aire fresco en su punto, casi frío; una cura de sol con el artículo del Quijotismo de E.G.-M. de deleitosísimo postre.
Y mientras, dándole vueltas a que me había enrollado demasiado y que no me pagan por soltar mis filias y fobias (por ejemplo hablé mal de Gaudí y me metí con Warhol -antes de ver que un alumno tenía una lata Campbell en la carpeta). Bueno, como de hecho no me pagan esas clases, que vaya lo uno por lo otro.
Por la tarde ya me ceñí a comentar unos textos (san Pablo en el Areópago, san Ignacio de Antioquía, Clemente de Alejandría, san Basilio). Salimos todos aliviados de aquello, y yo todo contento de haber salido con bien. Un alumno muy majo me dio las gracias.
Y corrí al coche para ver el campo verde en primavera.

1 comentario:

  1. Ya quisiera yo haber estado escuchandote dos horas sobre el legado clásico...Seguro que la gente no se aburrió. Tampoco es tanto tiempo, ten en cuenta que la mayoría está acostumbrada a pasarse cinco o seis horas diarias ante la telebasura.
    Siempre es enriquecedor escuchar opiniones distintas sobre lo unanimemente aceptado (Y conste que a mí me gusta Gaudí)por lo menos te hacen replantearte las cosas. Eso sí, en Barcelona te matarían...

    ResponderEliminar