martes, 19 de marzo de 2013

Sócrates tudense

Me dio para dar un paseo por un Tui/Tuy medio gris: la iglesia de san Telmo, la de santo Domingo (una pintada de nihilismo hardcore junto a otra más tradicional anti-curas), el grandioso río Miño y Portugal al otro lado: de bóveda, nubes grises transibéricas.

Cerca, un escalofriante peto de ánimas:


Y ya de vuelta, vi un monumento, me imaginé que sería de algún galleguista, me acerqué a pesar de todo y me llevé una tremenda sorpresa: estaba dedicado a Sócrates:

[historia de larga trastienda, en este enlace y en este]

5 comentarios:

  1. Lo del busto de Sócrates es otro de los grandes misterios de Tui para mí: por qué tiraron el busto al río en el 36?; se pensaron que era Marx?; era acaso el escultor un rojo peligroso de la época?

    Un complemento: la agrupación Levada Livre que reinstauró el busto. No sabía que fueron ellos. Ya sabes, la memoria histórica, nos reunimos e facemos un xantar o catorce de abril (en el Parador, claro)...

    Pero tampoco me puedo meter demasiado con ellos, de Levada Livre son dos de mis mejores amigos y la única tía que me queda en condiciones aceptables de salud.

    ResponderEliminar
  2. "Sin Dios, ná", hermosa jaculatoria.

    El peto de ánimas te encoge el peto.

    Y Sócrates se hubiese reído de verse tan serio.

    Gran bóveda.

    Y entrada.

    ResponderEliminar
  3. Sí, José, es muy interesante todo lo que tiene que ver con ese episodio: lo que pasó en 1936 y el 'revival' de ahora. Sócrates sigue siendo divisivo: de ahí su grandeza.
    Me resultó curiosísimo que el texto estuviese en castellano: la única explicación era que se quería recuperar la escultura tal cual.

    ResponderEliminar
  4. Curioso e impactante lo del peto de ánimas, que por aquí no hay...

    No me explico lo de la leyenda en español, sabiendo como todo el mundo sabe, que Socrates hablaba en Gallego ¿o era en catalán? o no, quizá en vasco...

    ResponderEliminar
  5. ¿Alguien aportaría algo de información acerca del citado peto de ánimas? Sería de gran ayuda, gracias.

    ResponderEliminar

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...