jueves, 3 de enero de 2013

Unamuno por Juaristi

Excelente la biografía que ha hecho Jon Juaristi de Miguel de Unamuno: muy centrada en lo histórico y lo político, a mí me hubiera gustado un enfoque más "literario", pero no me quejo (bueno, que haga ahora otro libro 'literario' sobre Unamuno: sería excelente).
Pero hasta de la historia de la literatura hay también observaciones muy sugerentes: por ejemplo el que la literatura infantil no le afectó, porque el género nació en el último tercio del siglo XIX.
O que es enorme la influencia de Menéndez Pelayo -y a través de él en Borges, que se parece más a Menéndez Pelayo que al propio Unamuno (aunque no lo quisiese reconocer).
Leído el libro, uno se hace un poco escéptico -viéndose en el espejo de Unamuno- de los propios vaivenes de planteamientos políticos: muchas veces estamos contra alguien, otras nos ciega la simpatía y muchas vamos dando bandazos: bueno, esto es lo que hay (otra posibilidad es ser comunista estalinista siempre, sin moverse un milímetro: pero bien se ve que hay que ser muy tonto para eso). La política es terreno difícil de certezas.

De su biografía menos política lo que más me ha interesado es el amor a su mujer:
fue el suyo uno de los amores más sólidos y conmovedores de su generación, fundado en la costumbre del cariño doméstico y en el sentido del deber, junto al que palidece la pasión romántica de Machado por Leonor, tan literaria en el fondo (168)
Y que se esforzara por aprobar una oposición
para obtener una cátedra y poderle ofrecer un hogar que alegrase con su mirada (169)

2 comentarios:

  1. Hace unos años pude leer la biografía de Unamuno escrita por Colette y Jean Claude Rabaté y me pareció excelente. Por su parte, Jon Juaristi siempre es una elección segura. En El chimbo expiatorio creo recordar que ya trataba sobre Unamuno. Era además amigo de su familia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Juaristi elogia esa biografía de los Rabaté, aunque dice que le falta énfasis, que cae en una cierta monotonía.

    ResponderEliminar

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...