viernes, 16 de noviembre de 2012

Medelhavsmuseet (y V)

Yo antes era casi solo europocéntrico (en arte; bueno, no solo). Salvo con el arte japonés.

Y cuando estuve en la Biblioteca Británica, me pasmé al ver las miniaturas de manuscritos persas. En agosto pude ver otras en Estocolmo. Un mundo, el del arte islámico en Persia.

Este es de un manuscrito de 1539:

Es la foto mala del Museo, que no le hace justicia. La mía tampoco, pero de otro modo:


Y otra del Museo:


Y esta es mi foto:


Y esta mía:

3 comentarios:

  1. El arte islámicoa es fascinante. De un refinamiento difícil de alcanzar. El libro de G. Mitchell sobre arquitectura es estupendo.
    http://www.concentra.com.ar/libro.asp?cxarticulo=A++++180

    Cuando vengas a Sevilla te invito a pasear por el Alcazar. Es inagotable, nunca deja de sorprender, es misterioso e insondable.

    ResponderEliminar
  2. Calla, calla, que me pongo malo cada vez que pienso todo lo que podría ver en Sevilla: varias semanas tendría que estar allí.

    ResponderEliminar
  3. Es la primera vez que leo "europocéntrico" y me gusta. Antes a los eurocéntricos los acusaban de vivir dándole vueltas a una sola cultura. Ahora cabría acusarlos de estar dándole vueltas a una sola moneda.
    Cuanto más lo pienso más me gusta la palabra. Europocéntrico-antropocéntrico. Eurocéntrico-antrocéntrico.
    No sé, pero gracias.

    ResponderEliminar