martes, 10 de enero de 2012

Objet trouvé

Objet trouvé (o quizá una instalación):


Viñas, parroquia de san Pantaleón das Viñas, Paderne, A Coruña

7 comentarios:

  1. Objetos vintage en un contexto rururbano (por si alguien no lo había pillado).

    ResponderEliminar
  2. El sillón, representación por antonomasia de la estabilidad y la comodidad burguesa, es puesto en cuestión al ser colocado de lado sobre el otro gran símbolo burgués, el colchón.
    Mayor ironía aún es colocarlos ambos en un contexto bucólico, que los anula y los trasciende.

    ResponderEliminar
  3. Y no es por presumir, pero ¿no habéis pillado el homenaje/crítica a Tracey Emin?

    ResponderEliminar
  4. ...también puede observarse una original semiótica de la quiebra, la cual, mediante un juego aliterativo y conceptual quiebra/desequilibrio,
    plantea un interrogante sobre las falsas seguridades y la inviable sostenibilidad de un modelo económico obsoleto y falto de recursos interdialógicos.

    Lo del homenaje a T.Emin (que ahora me acabo de enterar quién es) sí que se pilla, pero la crítica, como no sea en plan "nosotros somos más limpitos"...

    Algún día nos confesarás que los ratos libres trabajas de negro para el CGAC.

    ResponderEliminar
  5. Sin negar lo que expones (a ver quién se va a atrever a negar la "semiótica de la quiebra"), fíjate en el hecho de que no presento un objeto o una instalación, sino una foto (remito al ensayo sobre la reproducibilidad de la obra de arte de Walter Benjamin -que no he leído, pero eso es lo de menos): con ello estoy afianzando la paradoja, apuntando hacia una referencialidad multiplicada en lo hipertextual.

    ResponderEliminar
  6. Denuncias las fisuras del sistema sin contemplaciones, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  7. Yo sería partidario de colocar, una junto (o frente) a otra, dos instalaciones; una relativa a la "semiótica de la quiebra", o incluso a la "referencialidad multiplicada en lo hipertextual", pavorosos sintagmas que incluso podrían valer como título, y la otra titulada "el tuyo, por si acaso", que podría entenderse como una respuesta a la primera.

    ResponderEliminar

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...