jueves, 24 de febrero de 2011

Comer sal

[En los cuarenta días después de la resurrección y hasta la ascensión, san Lucas cuenta que*]
Jesús se mostró a los ojos de los discípulos y a sus oídos, explicándoles las cosas del reino de Dios. Después añade aún una tercera palabra con la que interpreta la convivencia de esos días -una palabra algo extraña que la versión ecuménica traduce por "comida en común"-. Pero literalmente dice que el Señor "comió sal con ellos". La sal era el don más precioso de la hospitalidad y, en ese sentido, su expresión en general (...). Pero la sal es también símbolo de la pasión; es un condimento y es un conservante que contrarresta la descomposición de la muerte.

El verbo es συναλίζω (syn -con- + hals -sal-). El pasaje es Hechos 1, 4.

* Joseph Ratzinger, Imágenes de la esperanza. Itinerarios del año litúrgico, Encuentro, Madrid, 1998, p. 54-55.

3 comentarios:

  1. Curioso, el término "comensal" se parece mucho a pesar de que seguro que sus raíces no apuntan por el mismo derrotero.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracías, sí que es curiosa la coincidencia. Y la etimología es compartir la mesa (cum + mensa), que también es muy pertinente.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y por eso comemos bacalao salao en Cuaresma?

    http://lacolumnatoscana.blogspot.com/2010/02/cuaresma-dia-10.html

    ResponderEliminar

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...