lunes, 25 de octubre de 2010

Deacá pallá

El miércoles, de camino a Valladolid, los árboles todavía no estaban suficientemente amarillos: me entretuve viendo las torres enormes de electricidad que están poniendo entre Puebla de Sanabria y Benavente. Y en Radio Clásica, Bernstein.
Me apunté el nombre de dos pueblos: Quiruelas de Vidriales y Quintanilla de Urz.
Y el viernes, una visita a Alcazarén.
De vuelta, el domingo, en Sonideros, de Radio 3: Heroína no (en la sección Exhibición de atrocidades). Y por ponernos paralelisticos: postes de energía eólica estropeando el paisaje y campos de Tierra de Campos sembrados de placas solares.

Y también en Sonideros, esta canción que me trajo recuerdos de adolescencia (y ya sé que el videoclip es de vergüenza ajena, pero nos cura de supuestas nostalgias o de decir que es vintage):

1 comentario:

  1. A los adolescentes de hoy, esta canción I.O.U. debe sonarles como a nosotros el chotis.

    ResponderEliminar