miércoles, 1 de septiembre de 2010

Haciendo ciudad

El domingo me fui con M. de paseo matinal o (como él dice) para hacer ciudad [la frase es un calco sobre fer país, expresión catalanista que detesto].
Y paramos en la exposición Compostela y Europa. La historia de Diego Gelmírez, a ver qué tal.
Y a M., que es bueno, le gustó. Y a mí, que estoy muy revirado, me pareció un poco timo: varios capiteles, carteles con letra enana y demasiado texto en demasiadas lenguas y cuatro libros.
Y luego mucho 3D y un vídeo que Màrius se quedó a ver y del que yo me fui a los tres segundos, cuando me di cuenta de que estaba en gallego (ya digo, vengo muy revirado).
Hombre, los capiteles estaban bien. Por ejemplo había uno de Cluny y otro de Sainte-Foy de Conques (con músicos y saltarines; el que está cabeza abajo en el medio), este:



Y lo mejor era un trozo de columna de la puerta francígena de nuestra Catedral. Y la pregunta de para qué si tenemos el museo de la Catedral al lado.
Y bueno, había otros capiteles y otros trozos de columnas de Italia y de otros sitios.
Y luego habían puesto unos libros. Los más importantes, el Codex Calixtinus y el Tumbo A, del archivo de la Catedral, ni se habían molestado en llevarlos: pusieron un facsimil y a correr, que ya vale de la tontería de lo auténtico.
Y ahora estoy echándole un vistazo al Catálogo, aunque me saltaré el artículo de Ramón Villares: estos galleguistas de profesión, qué peña, aparecen por todas partes. En este libro el tal Villares, que acumula cargos como todos los insignes galleguistas de pro, escribe sobre, ejem, veamos: "Gelmírez visto por los galleguistas".
[Y mirad una entrevista que le hicieron en El País: él es el papá de la idea de definir Galicia como nazón de Breogán, ja, ja, ja].

2 comentarios:

  1. Yo te lo he nominado para el Sunshine Awards. Más informaciones: http://euclidesvega.blogspot.com
    gracias

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el saltarín. Se le ve también un poco revirado.

    ResponderEliminar