jueves, 3 de mayo de 2007

Nuevo Partido en Galicia

Know how para el Nuevo Partido en Galicia (NPG. Nombre y siglas provisionales):
1. Queda terminantemente prohibido regalar o recibir cerámica de Sargadelos. La que se tuviera de antes sólo se admitirá en el garaje (si lo hay) de la casa de la aldea. Sólo se fabricará cerámica de Sargadelos para Más Allá del Telón de Grelos.
2. El Queso de Arzúa pasa a ser simplemente Un Queso Más. En los actos políticos del NPG quedan prohibidos tanto el Vino Español como el Vinho de Honra (así lo llaman los políticamente correctos). Habrá siempre vino y queso al final, pero ambos franceses, o en su defecto, de otros países del mundo. Los Vinos y Quesos los pagarán a escote los asistentes.
3. Quedan rigurosamente prohibidas las visitas a América de afiliados del NPG. Sólo podrán votar en Galicia los emigrantes que hayan estado en España en los últimos cuatro años.

5 comentarios:

  1. Bueno, esperaremos a ser más de dos. Podemos quedar, no sé, en Ordes, tú con el vino francés y yo con el queso francés y con más gente que siga esos ideales del nuevo partido.
    Y por cierto, muy buena tu página: el diseño es espectacularmente hermoso, por sencillo.

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría incluir en el programa fuertes sanciones por el uso de la palabra «Grazas». Podríamos discutirlo en el Congreso Nacional del Partido, que debería celebrarse en Zamora.

    Me alegro de que te guste la página. Me felicito por haber encontrado la tuya por una afortunada casualidad, buscando textos sobre Vintila Horia; estuve un buen rato descubriendo coincidencias y gustos comunes, como la poesía griega arcaica (pensaba hablar de Tirteo en una anotación sobre la película 300, pero, ¿para qué?) o Leon Bloy. También hay distancias, claro: mi catolicismo es demasiado débil, por desgracia; ando perdido en dioses más antiguos, pero todo llegará.

    Pues nada, te sigo leyendo.

    ResponderEliminar
  3. Queda aprobada la moción sobre Grazas (me permito autocitarme).
    Me parece bien Zamora, aunque tendremos que dejarles claro que no tenemos la menor intención anexionista.

    ResponderEliminar
  4. ¿Pero cómo vamos a anexionarles? ¡Si ya todo es nuestro!

    ResponderEliminar