domingo, 23 de abril de 2006

Amo a Laura

Amo a Laura, uno de esos vídeos en la red que está viendo todo el mundo; es tan enormemente hediondo que sólo podía ser algo pensado por unos yanquis alucinados, o bien una parodia: cuatro jóvenes vestidos de colores pastel cantan que defenderán su amor casto hasta el matrimonio.
Y sí, era una parodia, que al final es de los canallas de la MTV (aquí todos los datos), que han contribuido como pocos a la borreguización de la juventud mundial, como Los Cuarenta, las revistas de adolescentes, Inditex, Tele5 y tutti quanti.
La gente joven que podría apreciar el valor del respeto entre sexos se asusta de la parodia que se hace de ellos y que creen real: todo el mundo -mediático- lo dice, luego será verdad. Se ven empujados por los demás, el entorno, los medios, a una forma de vida que en el fondo les repugna (no hablo aquí de mucha gente joven que parece estar encantada de su vida-MTV), a unas relaciones sin profundidad, a la borrachera por decreto.
Lo de la MTV me recuerda la función propagandística que tenían las canciones para proles (=proletarios) que unas máquinas hacían en el mundo totalitario de 1984 de Orwell; a través de letras estúpidas se idiotizaba a las masas:
La mujer cantaba con poderosa voz de contralto:
Era sólo una ilusión sín esperanza
que pasó como un día de abril;
pero aquella mirada, aquella palabra
y los ensueños que despertaron
me robaron el corazón.
Esta canción obsesionaba a Londres desde hacía muchas semanas. Era una de las producciones de una subsección del Departamento de Música con destino a los proles. La letra de estas canciones se componía sin intervención humana en absoluto, valiéndose de un instrumento llamado «versificador».
La nueva canción que había de ser el tema de la Semana del Odio (se llamaba la Canción del Odio) había sido ya compuesta y era repetida incansablemente por las telepantallas. Tenía un ritmo salvaje, de ladridos y no podía llamarse con exactitud música. Más bien era como el redoble de un tambor. Centenares de voces rugían con aquellos sones que se mezclaban con el chas-chas de sus renqueantes pies. Era aterrador. Los proles se habían aficionado a la canción, y por las calles, a media noche, competía con la que seguía siendo popular: «Era una ilusión sin esperanza». Los niños de Parsons la tocaban a todas horas, de un modo alucinante, en su peine cubierto de papel higiénico.

Todo esto no se soluciona, claro, cantando a su vez canciones en misa con guitarras adolescentes. Hace falta una educación profunda, lo contrario de la LOGSE, que destierre el sentimentalismo, valore los sentimientos y fortalezca el espíritu crítico.

6 comentarios:

  1. Tomate un tranquimacin tio. A mi me encanta el sexo, antes y despues del matrimonio y al mismo tiempo... ¡oh, sorpresa! me hace muchisima gracia la cancion.

    Vivimos en un pais de estresados, que pena....

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo. Estoy en contra de los valores que defiende la canción famosa, pero también de los valores MTV. Actualmente los medios (MTV es un fantástico ejemplo) buscan que permanezcamos anclados en la adolescencia (menos ataduras - menos responsabilidad - más consumo - más borreguismo) y por eso se parodian actitudes morales que patrocinan el autocontrol, la toma temprana de responsabilidades, sentar la cabeza. Al final, toa esa gente que se cree super rebelde de la muerte porque ve MTV y cae en coma etílico cada viernes sólo le está bailando el agua al sistema.
    Fantástica la comparación con 1984. Y no es precisamente la más aterradora de las que encontramos en la sociedad actual.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Pues si: esos 4 del video y lo que cantan son repelentes, pero los modelnos de la MTV son igual de petardos (pero con el agravante de ser reales e ir en serio).

    ResponderEliminar
  4. Está claro que es una burla a los valores humanos y que los creadores de esta "movida" carecen totalmente de ellos.Me hace mucha gracia que esta sociedad que se alardea de "solidaria","respetuosa", etc., sea tan hipócrita de imponer su ley que no es ninguna,la anarquía y el caos.Llena de contradicciones y de vacio.Y se hacen llamar "liberales","progresistas" cuando lo único que son es PRIMITIVOS.

    ResponderEliminar
  5. Coincido totalmente con circonciso. Lo realmente grave es que los valores de MTV van en serio...y llegan a incontables personas de TODO el mundo...¿habrá forma de no caer en esos "valores", en ese "todo vale"?
    ¿se podrá sacar a los que ya "cayeron"?
    saludos

    ResponderEliminar