viernes, 24 de marzo de 2006

Rafael Alberti

He estado buscando un poema de Rafael Alberti con nombres de pueblos de Castilla pero no lo encuentro; he mirado una edición de poesías completas hasta 1961 y nada: quizá no fuera suyo.
Lo que he comprobado es que su poesía es un auténtico bluff; me he acordado de que cuando hacía la carrera asistí a un recital suyo en el Paraninfo de la Universidad de Valadolid, lleno hasta los topes, con enorme éxito. Y el recital me gustó.
¿Por qué he cambiado de gustos? Algo ha debido de afectarme conocer algunos datos más de su biografía: su actuación llena de puntos oscuros en la Guerra Civil, un poema en homenaje a Stalin, el que se mantuviera siempre como comunista habiendo visitado la Unión Soviética ¡en 1937, fecha de las grandes depuraciones!, y China ¡en 1957, cuando la Revolución Cultural! Hay mucho de su vida que chirría, pero una obra literaria valiosa no tiene por qué depender de la calificación moral del autor, o al menos no siempre.
Pero eso no debe de ser todo; yo he sido el que ha cambiado (espero que a mejor) de gustos: sus poemas populares se me caen de las manos (comparados con las coplas que oigo, son pura falsedad), y los poemas vanguardistas (¡esos poemas sobre ángeles!) me parecen ahora infumables.
La generación del 27, salvo excepciones, la he metido en el purgatorio, y no sé si saldrá de él.
Vertiente vanguardista: se ha ido a la retaguardia.

5 comentarios:

  1. No me extraña que no lo encontraras. El poema al que te referías es, en realidad, de Unamuno. En cualquier caso, se trata de una equivocación propia de un buen lector, porque la toponimia castellana es un personaje esencial de "La amante" de Rafael Alberti.
    Sobre tu valoración de él, ya hablaremos. Precisamente ahora estoy leyendo su "Sobre los ángeles", del que próximamente hablaré en mi nuevo blog. Muy bien, muy bien visto que su vanguardia es de retaguardia, pero eso no le quita a ese libro al menos mérito (se lo da, desde mi punto de vista).

    ResponderEliminar
  2. El único libro de Alberti que me sigue gustando es Roma, peligro para caminantes, especialmente “Nocturno” (“Toma y toma la llave de Roma…”). ¿Es suyo? ¿Es recreación de algún poema popular anterior? Leer hoy La arboleda perdida da pena y vergüenza ajena, por las mentiras que cuenta, lo que calla y el bombo que se da. Alberti era un cuentista a lo Münchhausen, aunque quizá más siniestro. Es interesante lo que dices acerca de cómo cambian los gustos. Para eso son buenas las mudanzas, sobre todo las internacionales. De mis años mozos conservo, sin haber abierto en quince años, un par de Gimferreres y algún Carnero en la esquina más inaccesible de la biblioteca. Es curioso cómo algunos libros actúan como la madalena de Proust. Esos libros de los novísimos me recuerdan a la primera mujer que me dejó, que después se fue a vivir a la isla Reunión o a la isla Borbón. Una antología de Maiakovski de Losada me recuerda un café en una esquina del barrio de Argüelles, donde ahora hay un banco. En fin, que como decía el replicante he visto cosas que ninguno de vosotros creería… y todos esos momentos se acabarán perdiendo como el llanto de la lluvia.

    ResponderEliminar
  3. Jo, con Mr Quaker. Qué preciosidad de prosa y de entrada melancólica. Casi, casi le perdono que lo único que le guste sea "Roma, peligro..." Pero "Las canciones y baladas del Paraná" y "Retornos", ¿qué? Y qué de lo neopopular de la primera época, que funciona perfectamente. Sobre "Sobre los ángeles" ya hablaré pronto...
    Sin embargo, La Arboleda, es cierto, es casi para tirarla y construir adosados en ella, que, por otra parte, es lo que están haciendo prácticamente con todos los pinares del Puerto de Santa María.

    ResponderEliminar
  4. quizá pueda ayudarte esto
    http://www.portalmundos.com/mundoliteratura/escritores/rafaelalberti.htm

    ResponderEliminar

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...