jueves, 27 de febrero de 2020

La Catedral en su laberinto

Yo llevo ya tiempo de negación de la realidad circundante, moviéndome entre fotos de Florencia y las encuestas de las elecciones americanas (entre todos los candidatos demócratas, ninguno me parece ni medianamente bueno, pero no son Pedro Sánchez, eso tampoco). Cada varios meses me doy una vuelta a ver si acaban por fin las obras de la Catedral, cada día más cubierta de andamios y lonas.

Estas son de septiembre. Así estaba la zona del altar mayor:


Esta me ha salido como de Francis Bacon:


Hace unos días pasé delante del Obradoiro. Han cubierto la escalera:


Y esto es del domingo pasado, todavía con más follón por todo el Presbiterio. Velas para hacer ofrendas al andamio:






El punto baconiano:

No hay comentarios:

Publicar un comentario