martes, 12 de febrero de 2019

Al rompeolas, a coger aire 2

Mañana en el Prado, tarde de paseo.

[El Ministerio de Sanidad enfrente de El Prado, una maravilla]

Y acabé el día agotado. Me preguntaba por qué me canso tanto en Madrid, hasta que recordé al día siguiente que tengo en el móvil un programa cuentapasos, miré y 23000 había dado por Madrid ese viernes, creo que mi record hasta la fecha.
A comer quedé con Antón, que ha dejado en standby su blog, ay. Nos fuimos luego de paseo por el Retiro. Era un día muy bonito. El color del cielo era un azul maravilloso, aunque cuando se lo señalé me explicó que desde las cercanías de Madrid lo que se ve es una capa de contaminación bastante respetable. En este y otros casos me ha enseñado a pulir mi apreciación estética demasiado dependiente de percepciones simples, pasándola por el tamiz del conocimiento científico: de apreciar las mimosas pasé a mirarlas con prevención e incluso disgusto; lo mismo a partir de ahora del cielo, aunque sea azul.
En el Retiro había un montón de gente ociosa. Huimos de unos que tocaban junto al estanque, que no estaba la cosa para forzar sinestesias, y nos sentamos a ver el mundo pasar, y yo a descansar un poco de tanto caminar. Luego seguimos andando por la Puerta de Alcalá hasta la Glorieta de Bilbao, donde estaba José Antonio: que rato agradable en el Café Comercial. 

5 comentarios:

  1. ‘Glorieta’ de Bilbao: era mi barrio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, qué fallo. Fue un paseo muy agradable, aunque cansado al final, que continuamos luego hasta Princesa y Moncloa.

      Eliminar
  2. Me ha hecho gracia lo de huir de "unos que tocaban junto al estanque".
    Ruido: sonido no deseado, según John Cage. Pues eso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hombre, leyéndote con mala idea casi casi da la impresión de que lo único que consigo es robarte deleite estético... pero te entiendo, y agradezco la mención, y sobre todo la invitación a echar un rato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el hecho es que te estoy muy agradecido porque podría tener una idea más simplona de lo estético, la de que si parece bonito está bien, cuando hay otros aspectos concomitantes: las mimosas en flor son objetivamente bonitas, pero hay algo en la extensión de esos árboles por el campo que resulta siniestro al final.

      Eliminar