jueves, 11 de octubre de 2018

La lonja de Ribeira

Este verano me vi embarcado en una expedición a la Lonja de Ribeira. Llegamos y resultó que ya hace años que no dejan a la gente visitarla, supongo que por razones sanitarias y de funcionamiento: hemos pasado del folklorismo a la industria y ya está, pero el que nos lió para ir no se había dado de cuenta (como se dice aquí). Justo antes nos había parado ante una fábrica de conservas, que también quería visitar, y con idéntico resultado. Como era de Madrid, no pilló la idea de que cuando le dijeron que allí no pero que quizá pidiéndolo con tiempo, o en otra fábrica, quizá: no comprendió que esa es la forma cortés en Galicia de decir que nanay de la China.

Al menos en la lonja de Ribeira podías ver los peces tras los ventanales y además llegó un barco y resultó muy entretenido ver cómo sacaban con grúas los peces en bandejas, que apilaban en columnas que luego rodeaban de plástico. Qué entretenido es, sobre todo en verano, ver a la gente trabajar:






Arreglamos el día subiendo al mirador de la Curota, a ver la gloria de la ría en todo su esplendor::


No hay comentarios:

Publicar un comentario