miércoles, 14 de marzo de 2018

Irenismo de don Julián

En el Poema de Fernán González hay primero un elogio de España y luego una breve historia, básicamente de los godos y de la pérdida de España con don Rodrigo.
El conde don Julián, el traidor, aparece pronunciando un discurso admirablemente diabólico ante el rey. Lo disfraza de utilidad (irenista) y le sale una utopía mesiánica (Is. 2.4 «De sus espadas forjarán azadas, y de sus lanzas, podaderas»), que no sé hasta qué punto refleja linfluencias tipo Joaquín de Fiore que se habían extendido unos años antes:

Manda por todo el reino      las armas desatar,
de ellas fagan azadas      pora viñas labrar,
e de ellas fagan rejas      pora panes sembrar,
caballos e rocines     todos fagan arar.

Todos labren por pan,     peones e caveros [=caballeros],
siembren cuestas e valles,      e todos los oteros,
enriquescan tus reinos      de pan e de dineros,
ca non has contra quien      poner otros fronteros.

Mas todos los varones      a sus tierras se vayan,
ningunas armaduras      defiende que non trayan;
si esto non ficieren,      en la tu ira cayan;
si non con las que aren,      otras bestias non hayan.

Non has a los caveros      por que les dar soldadas:
labren sus heredades,      vivan en sus posadas,
con mulas e cavallos      fagan grandes aradas:
que esso han mester ellos,      que non otras espadas.» (51-54)

No hay comentarios:

Publicar un comentario