martes, 26 de septiembre de 2017

La otra burbuja bancaria

Iba a cortarme el pelo, iba a llegar cinco minutos antes de lo fijado y estaba en la plaza de Cervantes así que decidí dedicarlos a ver la exposición de obras de la colección de arte contemporáneo de la fundación, que se llama Afundación (sic, como amoto y arradio), de Abanca, el banco que se quedó con las cajas de ahorros gallegas tras la debacle.
No tenía muchas expectativas y todavía la realidad fue peor. Eran grandes cuadros de por lo menos dos por dos metros, si no el doble. Pasé ante los Tapies, Oteiza, Chillida, Millares, Alcolea etcétera asombrado de que sigan colgándolos en paredes como obras de arte: esa burbuja, la del arte contemporáneo pagado por la «obra social» de las cajas de ahorros, también debería estallar en algún momento.
Ponían alguna frase en las paredes. Yo le hice una foto a esta:

A mí dejadme en la superficie, que no soy digno de llegar a las profundidades a las que llegó Lucio Muñoz.

Esta otra frase creo que vomité al acabar de leerla:


Y me fui a cortar el pelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario