viernes, 13 de marzo de 2015

Diez canciones

Aquí van diez canciones en una lista de reproducción, mientras me voy a Biescas:

1. The Donkeys - I Heart Alabama (Live on KEXP @Pickathon) 2:16
2. Frankie Cosmos & The Emptiness - Joe Joe (Boys Are Dogs) 1:27
3. Valerie June - Dust Of The Dirty Rambler (Live on KEXP) (4:11)
4. Shabazz Palaces - Motion Sickness (3:55)
5. Digitalism - Second Chance (Live on KCRW) (4:32)
6. Belle Ghoul - Winter's Gone (4:22)
7. Belle and Sebastian - The Party Line (5:31)
8. Public Service Broadcasting - Gagarin (4:22)
9. Sleaford Mods - Tied Up In Nottz (3:23)
10. Sleaford Mods - Jobseeker (3:52)

8 comentarios:

  1. Siendo yo oyente casi en exclusiva de lo que llaman, no sé si con mucha propiedad, "música clásica", ni entro ni salgo en una lista así. Pero me llama la atención que, como tantas otras, esté compuesta exclusivamente por nombres anglosajones. Parece como si música popular (o rockera, o lo que sea) fuera cosa que sólo pudiera hacerse con solvencia por parte de ellos. Me produce la misma impresión que cuando oigo hablar de "cine" a quienes luego se limitan al cine made in USA, como si una y otra cosa fueran obligadamente sinónimas. En el primer caso, el musical, sospecho grandemente que hay un error; en el segundo, lo sé con certeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo he acabado oyendo sobre todo música anglosajona, eso es un hecho.
      Ya no sé cuál fue la última película española que vi: debió de ser hace tiempo.

      Eliminar
    2. Nada diré respecto a la música, aunque yo desconfiaría de una expresión artística (la que fuera) que sólo los naturales de un determinado país, o cultura, pudieran desarrollar de modo satisfactorio. Respecto al cine, nada me costaría dar aquí una lista de películas españolas clásicas que merecen (en mi opinión) realmente la pena; pero el mundo es muchísimo más grande que USA y España, y hay películas y cineastas de muy diversas procedencias, desde Suecia hasta el Japón, que no permiten dudarlo.

      Eliminar
  2. Hipótesis de Riemann15 de marzo de 2015, 11:23

    A mí lo que me llama la atención son las reflexiones del Anónimo. La impresión que me causan es la de etiquetar enseguida la música por su... ¿nacionalidad? ¿Y por qué no por el peso de los músicos y sus instrumentos? El caso que le ocurre a Ángel, y hablo por él, y por tanto puedo equivocarme, es que escucha la música que le gusta, y sucede que ésta es así. Dudo mucho que se fije en si es española o de Katmandú. Por cierto, que en numerosos post anteriores, ha puesto música de noruegos, de islandeses, de españoles por supuesto... De hecho, ya me causa cierto sonrojito estar etiquetándola así, me recuerda un poco a esos programas de la TVE matinal de los domingos donde había cantos y bailes regionales. Por cierto, también en cine tiene numerosas entradas sobre cine películas francesas, suecas, finlandesas... El caso es que pone música y cine que le gusta, y que sucede que es... de todo el mundo.
    Pero creo que lo que ocurre aquí es otra cosa. No es precisamente "mainstream" lo que se ve aquí. Actualmente, hay tal pujanza creativa e interpretativa, y tal variedad, y tan escaso encasillamiento, que cadenas como la Kexp de Seattle, la Kcrw de California, Audiotree, etc., suponen no sólo un soplo de aire fresco, sino un auténtico filón para los amantes de la música y la creatividad, que huimos del rebaño MTV-esco. Ese el punto, creo. Como, al hablar de cine, también parece un pelín trasnochado hablar de cine español o iraní, no sé, me suena a discusión ochentera... Desde hace años emerge un género parecido pero distinto, las series, con hallazgos estupendos tanto en la vertiente anglosajona como en la europea-nórdica.
    Este tipo de bizantinismos territorialistas del arte me producen estupor. De hecho, no encuentro a nadie en las páginas en que se comentan los Apple, los Samsung... defender la tecnología o los coches españoles porque sí, porque son españoles. Sería un poco cenutriada, la verdad. Otra cosa es que se hable de un móvil BQ o de un Seat, pero en cuanto marcas con sus prestaciones, virtudes y defectos.
    Me remito a la fantástica ventana que a la música y al cine-series creativos se nos ha abierto desde hace años.
    El comentario me ha quedado largo. Lo siento, me ha salido la vena de entomatólogo de entomatólogos.

    PD: Me resulta irónico que una persona que no sale de la música clásica invite a los demás a salir de zonas que sólo ha delimitado ella en su imaginación. Primero se pone fronteras y luego anima al vecino, desde su atalaya, a salirse de unas fronteras imaginarias que sólo el primero parece haber inventado. El autor de este blog -también- suele hacer magníficas aportaciones de música clásica -de cámara y coral-, además de toda esta música independiente de origen anglo, sueco, finlandés, español, y cine de todo el mundo. Vaya puntería la suya, Anónimo. Le animo a salir un poco de la clásica y adentrarse un poco en lo que se hace hoy en dia. Es apasionante. Se lo dice alguien que lo mismo está escuchando música coral de Mendelssohn o piezas de Debussy que sesiones de Tycho o Sharon Van Etten en la Kexp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario, lo leí en Biescas y quería habértelo agradecido antes. Eso es lo que pienso de la cruz a la raya. Yo, con las vías que se han abierto en música y otros ámbitos, ya no entiendo esos conceptos ochenteros, como bien dices.

      Eliminar
  3. Mucho me temo que HR ha leído no mi nota, sino lo que le ha parecido. Son tantos mis desacuerdos con lo que dice, que mi respuesta, para exponerlos, tendría que ser mucho más larga que la suya. Se la ahorraré a los lectores, limitándome a poner un solo ejemplo. Aunque antes estaría bien que HR explicase dónde he defendido yo el cine o la música españoles, o de cualquier otro sitio, precisamente por eso, por ser de ese sitio y no de otro. El ejemplo: si yo doy una lista de pinturas, o de libros, o de la expresión artística que prefiera, y todos los ejemplos contenidos en ella (sin haber advertido yo mi intención de limitarme a los de una determinada procedencia) son, por ejemplo, franceses, ¿le resultaría tan extraño como dice que alguien me recordara que el mundo no se acaba en las fronteras de ese país? A mí, al menos, no. Respecto a lo de "no salir" de la música clásica, no es exactamente eso lo que yo he dicho; pero "no salir", por ejemplo, de la literatura clásica, entendiendo por tal desde el Poema de Gilgamesh hasta, digamos, Jaime Gil de Biedma, y ser poco lector de literatura policial, de terror o de ciencia ficcción, no lo vería yo (y conste que no es mi caso) una limitación demasiado grave.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado anónimo, por un momento he pensado que eras "Anónimo" y me he conmovido, aunque no sé exactamente. Yo quería poner en esta entrada diez canciones que me habían gustado últimamente. El hecho es que en el 90 por ciento de lo que oigo es en inglés: es una realidad. La música moderna española es de segunda división, con sus logros, pero de segunda.

      Eliminar