sábado, 3 de marzo de 2012

El Documental Quaerere Deum

Si De dioses y hombres es ficción (y qué verdadera y qué gran ficción) este documental de 40 minutos es factual (y me gustó mucho, mucho); os lo recomiendo vivamente [y en pantalla completa -pinchando en ese cuadro de abajo a la derecha]



Son monjes sobre todo yanquis que fundaron un monasterio en Nursia, nada más y nada menos que donde nació san Benito. Y esta es su web.

(vía)

8 comentarios:

  1. Justo pensé eso yo también. Ültimamente me acuerdo mucho de los grupos socráticos, de los cínicos, de los filósofos del Jardín, de la renuncia de Sócrates a la política. Y todo esto, mientras comentamos la República de Platón en clase.

    ResponderEliminar
  2. Pasé la mañana del día 4 de febrero con unos cartujos. ¡Qué frío hacía! Y ellos se levantan a las 12 para rezar. Salí convencido de que pagan un precio muy bajo por la paz que consiguen. No les preocupa el euribor, la Merkel, la bolsa, el precio del crudo, el cambio climático... Y lo más sorprendente es que llegan a unas edades casi bíblicas. Efectivamente, para antisistema el "politeuma" cristiano, que diría San Pablo.

    ResponderEliminar
  3. Parecen capuchinos en vez de benedictinos.

    ResponderEliminar
  4. Ese retiro del mundo... ¿no tiene mucho de egoísta?

    ResponderEliminar
  5. ¿Por qué egoísta? Abandonan todo lo que podrían hacer en su vida para dedicar todo su tiempo a rezar por nosotros. Y el ejemplo que nos dan nos ayuda a recordar que 'no tenemos aquí morada permanente': ¿te parece poco?

    ResponderEliminar
  6. Sí, me parece poco. Me parece una actitud de huída ante las miserias del mundo.

    ResponderEliminar
  7. Es porque no valoras la oración. ¿Y de verdad no crees que merece la pena que 10 -diez- personas dediquen su vida a eso? Aunque solo fuera -dejando de lado lo de rezar- por la cantidad de gente que puede encontrar con ellos descanso, perdón, compasión. Los monasterios han sido siemrpe faros de verdad, de preservación de la cultura, de mejora de todo lo que se encontraba alrededor.
    Nunca he entendido ese argumento que ahora veo que dices tú: solo lo puedo entender como una reacción defensiva ante algo que produce extrañeza e inquietud. Y no me vale lo que cuiden pobres: tenemos cinco millones de parados que podrían curar pobres, pero no tenemos diez personas que alaben a Dios cantando de verdad y llevando a la gente a Dios.

    ResponderEliminar