jueves, 8 de abril de 2010

Progre / Extremista de centro

Del libro de Miguel d'Ors, dos excelentes definiciones:

1. Extremista de centro:
La paz es algo bueno, pero nunca mejor que la verdad. Qué repugnantes esos dechados de moderación y ecuanimidad que se gobiernan sistemáticamente por el principio in medio virtus: si A sostiene que dos y dos son cuatro, y B que son seis, ellos proponen que cinco.
Es que desconocen la verdad; pero no sólo eso: es que además no creen que nadie la pueda conocer, porque para ellos no es algo objetivo sino algo relativo y flotante que cada vez se encuentra en el punto equidistante de las diversas opiniones presentes.
2. Progre:
persona muy preocupada de parecer progresista.

Más virutas de taller [2004-2009], Los papeles del sitio, 2010, p. 14 y p. 47.

15 comentarios:

  1. El comentario de Miguel d'Ors que se destaca me parece necesitado de una matización importante. Es obvio que dos y dos son cuatro, y que cualquier otra opinión es errónea... porque no es un tema de opinión. En los que sí lo son, por ejemplo un régimen político democrático (que se basa precisamente en la convicción de que nadie tiene siempre la totalidad de la razón, al contrario que en 2 + 2 = 4, ya que si alguno la tuviera, no tendría sentido la existencia de distintas alternativas) eso no sólo no sirve, sino que pretender aplicarlo es pretender un totalitarismo inaceptable. Justamente, de lo que se trata es de que gobierne la OPINIÓN mayoritaria, respetando sin embargo la de la minoría, porque, repito, SÍ ES, y debe ser, un tema opinable.
    Respecto al "progre", me parece bien la caricatura, aunque no estaría de más recordar que no sólo los "progres", sino también los "regres", son del todo -y con justicia- caricaturizables.

    ResponderEliminar
  2. Parto de la base de que d'Ors sabe (y todos entendemos) que no es lo mismo "2+2" que un problema de política práctica. A mi interesó eso que dice d'Ors porque caracteriza muy bien a un tipo de gente que yo veo por ahí, los que quieren estar siempre en el medio, los más 'burgueses' en el peor sentido de la palabra: sus principios son posicionarse en medio de lo que perciben como extremos, pero más por mediocridad que por un juicio reposado.
    Y respecto a los "regres", como no son una moda, no necesitan definición irónica, aunque podrían tenerla, claro.

    ResponderEliminar
  3. Si entiendo bien la respuesta, me dice que está de acuerdo con mi "matización", sólo que la considera inútil, por obvia. Todo lo que puedo decir es que ojalá tenga razón. Yo estoy un poco menos seguro.
    Hace unos días, en un intercambio de opiniones en otro blog, su propietario me aseguraba, entre otras cosas, que el PSOE había "escupido en las tumbas" de las víctimas de ETA -no pocas de las cuales, por cierto, eran justamente del PSOE. Si es que esa grandilocuente vaciedad quiere decir algo, supongo que excluye al PSOE (y previsiblemente a todos los demás partidos salvo el PP, que apoyaron en el Parlamento su intento de negociar con la banda) de todo trato honesto; o sea, que nos asegura, en la práctica, que no hay más alternativa ya no acertada, sino meramente decente, que "los suyos".
    Mucho me temo que no es el único en pensar (¿pensar?) de un modo semejante, a un lado y a otro del espectro político. Para ésos, 2 + 2 sí que son 4, y no hay más que hablar; o, en otros términos, no estamos -como yo decía- en un tema de opinión, sino en un asunto de verdades absolutas, al lado de las cuales no caben -honestamente- otras.
    Una actitud así, a uno u otro lado, es la negación misma de la democracia, que en tales condiciones resultaría no sólo inútil sino indecente. Creo de veras que semejantes actitudes son únicamente propias de una minoría de exaltados; pero dichas actitudes, y dichas minorías, existen, por desgracia. No me las invento; ojalá.

    ResponderEliminar
  4. Supongo, marinero, que estamos de acuerdo: y hay extremistas de centro y extremistas de extremos, claro. Lo difícil es la virtud de la prudencia en el sentido aristotélico.
    El libro de d'Ors está formado por materiales dispersos, y estos dos que cité me gustaron porque retrataban a un tipo de gente que está dominando actualmente. Luego, los extremistas de extremos también podrían ser retratados, pero eso ya lo hace todo el mundo, así que no merece la pena.

    ResponderEliminar
  5. Ni una palabra más. De acuerdo en todo, obviamente.

    ResponderEliminar
  6. Pero el mismo Aristóteles pensaba que el justo medio no era aritmético, que no había una regla para calcularlo, sino que era algo propio —que definía— al prudente… ¿entonces?

    ResponderEliminar
  7. Genial. Y todo muy democrático. Si hay quorum y la mayoría vota que es cinco, pues la verdad es que es dos más dos es cinco.

    Y ni hablar si lo hizo el parlamento Noruego o de algún país de avanzada (con perdón de los noruegos por haberlos usado de ejemplo).

    ResponderEliminar
  8. Ignoro si es que yo no sé escribir, o que "Juan Ignacio" no sabe leer. Repito, sea como sea, una frase de mi primera intervención: "Es obvio que dos y dos son cuatro, y que cualquier otra opinión es errónea... porque no es un tema de opinión. En los que sí lo son...". Quizá él piensa que no existen tal cosa como los temas opinables, sino que en todos hay una sola verdad, absoluta e inatacable. Si eso es así, le supongo contrario a la democracia, por ejemplo. ¿A santo de qué sería legítima la defensa, incluso oficializada en forma de partidos, de distintas opiniones sobre la convivencia, siendo así que sólo hay una única verdad? Que gobierne quien la defienda, y los demás a callar, supongo. Que el resultado inevitable de tan lúcido punto de vista sea una dictadura, deduzco que no le preocupa... A mí sí, qué le vamos a hacer. Raro que es uno.

    ResponderEliminar
  9. Nada que ver con política y menos con democracia, pero a mí cada vez me importa menos la verdad. Prefiero el bien o hasta la belleza.

    ResponderEliminar
  10. Juanjo, en lo que se refiere a la 'praxis' la cuestión, dice Aristóteles, es el justo medio, pero un medio de perfección, no de equidistancia. Y los extremos hay que saber ponerlos para saber dónde está el centro.
    El problema es que hay mucha gente que se considera el centro y elige los extremos para quedar ellos ahí, donde les gustaba estar desde el principio.
    Claro, Juan Ignacio, la verdad -o al menos lo que se percibe como más verdadero en la "praxis"- no se alcanza por mayorías, aunque a veces sólo se pueda decidir por mayorías en el terreno de la praxis, del actuar.
    Y marinero, mira que eres picajoso: Juan Ignacio piensa seguramente lo mismo que tú y tú lo mismo que él, pero primero tienes que hacer un esfuerzo por 1. pensar bien 2. no darte por aludido.
    AFD, entiendo lo que dices, pero el bien y la belleza sin verdad ni son bien ni son belleza, eso tú lo sabes, claro.

    ResponderEliminar
  11. No sé si soy picajoso; pido perdón, en ese caso. Pero sigue sin parecerme, leyendo su nota, que Juan Ignacio piense lo mismo que yo -a lo que tiene todo el derecho, aclaro, aunque siga creyendo que, si dice lo que yo leo, se equivoca. Respecto a AFD y su afirmación de que "cada vez le importa menos la verdad", que "prefiere el bien, o hasta la belleza", honestamente no entiendo bien cómo disociarlos, sobre todo los dos primeros. Tampoco parecía saberlo Cristo, quien, es sabido, dijo de sí mismo aquello de "Yo soy el camino, la verdad y la vida". El bien o la belleza, separados de la verdad, me parecen cosa peligrosa, o como mínimo artificial, toreo de salón sin ninguna relación con la realidad. Pienso, de hecho, que es sumamente fácil que degeneren, respectivamente, en egoísmo y en esteticismo.

    ResponderEliminar
  12. No sé. Antes me identificaba más con las críticas de Píndaro a Odiseo —y a la fecha mi favorito personaje homérico es Aquiles— pero cada vez me molestan menos las mañas del polimetis. Y a veces las mentiras "piadosas" están más cerca del bien que la verdad brutal. Aunque ésta casi siempre es bellísima.

    ResponderEliminar
  13. Sólo quise comentar a Ángel sin intención de involucrarme en otras discusiones. Con todo respeto, no leí sus discusiones.

    ResponderEliminar
  14. Me he asomado por aquí ... y que interesante ... a medias. Veo que sólo "marinero" ha concretado los posbles "progres" y la valoración del comentarista (o propietario de este lugar) que parace inclinarse por "progres" de otro color.
    Aún así .. me da la sensación, que de acción, más bien poca. Salvo la excepción comentada.

    ResponderEliminar